≡ Menu

¡A 10.000 horas de Distancia del Éxito!

¿Qué tengo que hacer para que las cosas me salgan bien? Es la gran pregunta. Cuando hacemos algo, esperamos conseguir resultados. Si no es así, algo falla.

¿Cuál es la fórmula? No hay fórmula. O, por lo menos, no hay nada que te pueda sorprender.

Para que las cosas funcionen, tienes que esforzarte más. Los resultados son la consecuencia de tus esfuerzos.

En los negocios, los resultados también pasan por un mayor esfuerzo. Tienes que esforzarte más que tu competencia y los resultados llegarán.

Ahora, sólo falta saber cuál es la cantidad de esfuerzo que nos asegura el éxito. Es curioso, pero algunos psicólogos han sido capaces de cuantificarla: 10.000 horas.

Para triunfar necesitas alcanzar un conocimiento profundo de tu sector. Diez mil horas parecen ser las necesarias para llegar a este nivel de maestría.

El psicólogo americano Daniel Levitin opina que 10.000 horas es la cifra necesaria para alcanzar el nivel de experto mundial en algo. Después de estudiar a todo tipo de profesionales (músicos, deportistas, escritores,…) este número aparece una y otra vez como la cantidad mínima de esfuerzo que hay que dedicar para convertirse en un maestro.

Aunque las 10.000 horas no te aseguran el éxito, no parece que haya nadie que haya alcanzado ese estatus de experto en menos tiempo.

No tengo ni idea de si la cantidad necesaria son 10.000 ó 15.000. Tampoco es necesario. Lo que es evidente es que para dominar algo tienes que conocerlo en profundidad. Si lo consigues:

1.- Puedes volcar tu conocimiento sobre los demás. Cuando lo haces, aportas valor. Las personas pueden utilizar tu conocimiento para conseguir sus propios objetivos y mejorar sus vidas. Tú o tu producto es interesante.

2.- Te conviertes en una referencia. Todos te buscarán. Tienes tanto dominio que no te limitas a repetir. Ahora, también, aportas tus interpretaciones. Tu mercado valora tus opiniones.

3.- Descubres oportunidades. Tu conocimiento te permite encontrar áreas poco exploradas. Temas poco tratados. Eres capaz de ver la oportunidad porqué sabes qué hay y qué falta.

4.- Imaginas el futuro. El pasado no decide el futuro, pero te puede dar pistas interesantes. Tú conoces el pasado. Puedes imaginar escenarios futuros con mayor probabilidad que otros.

Las 10.000 horas de dedicación te colocan en una posición de privilegio. Lo ves todo desde un sitio diferente. Lo ves todo con más claridad.

En definitiva, es sentido común. Conviértete en un experto y recorre tu camino hacia el éxito. Sólo está a 10.000 horas de distancia.

¿Tienes una receta mejor?

Salvador Figueros

Foto: svintus2010 / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: