≡ Menu

¡Atrévete A Ser Diferente!

La historia del éxito en los Negocios la escriben aquéllos que tienen la imaginación para generar ideas originales y el valor de llevarlas a cabo. La imaginación es un plus que marca diferencias.

Por supuesto que no estás obligado a tener ideas nuevas constantemente. Se puede desarrollar una  exitosa vida emprendedora gestionando correctamente ideas antiguas, pero no cabe duda de que aquéllos que tienen más imaginación van dos cuerpos por delante del resto.

Las ideas novedosas y llenas de imaginación, cuando logran implementarse, suelen conseguir doblar o triplicar los resultados de cualquier otra idea.

Afortunadamente, tengo buenas noticias para ti. No hace falta ser el Julio Verne de la situación o tener un bolsillo muy grande para desarrollar ideas llenas de imaginación. Basta con que estés constantemente conectado en modo imaginativo, pienses de una forma distinta y seas lo suficientemente valiente como para llevar adelante el resultado de tus reflexiones.

Deja que te cuente el caso de una pequeña historia de éxito en la que la imaginación jugó un papel fundamental. Una pequeña historia de éxito que convirtió en millonario a su promotor.

“En 1975, durante una reunión de amigos en un bar, surgió una de las ideas más absurdamente exitosas que han visto la luz (quizá el hecho de que la reunión fuese en el bar tuvo mucho que ver).

Gary Dahl y sus amigos estaban discutiendo sobre lo incómodo que resultaba tener que cuidar a una mascota (alimentación, limpieza, etc.) cuando Gary tuvo la feliz idea de comentar que la mascota ideal sería una piedra.

A partir de ahí, todos empezaron a dar argumentos para justifi­car porqué una piedra era mucho mejor opción que un perro, gato, etc. (a veces, el alcohol nos conduce por caminos insospecha­dos).

Cuando Gary llegó a su casa, se puso manos a la obra y escri­bió un manual para el cuidado de las piedras. Estas instrucciones esta­ban llenas de gags y situaciones simpáticas donde trataba a las pie­dras como auténticas mascotas animadas. Acababa de nacer “Pet Rock” (la Piedra Mascota).

Gary contrató a un diseñador gráfico para que crease el en­vase de la mascota, produjo las cajas, se hizo con un buen montón de piedras y empezó a venderlas por Estados Unidos.

El invento al­canzó rápidamente una gran repercusión en los medios y, antes de que Dahl se pudiese dar cuenta, ya estaba enviando miles y miles de piedras a todos los rincones del país.

Finalmente, llegaron las navidades de 1975 y la combinación ex­plosiva de la locura por las piedras, un precio de 3,95 $ y la tempo­rada de ventas terminaron por convertir a Pet Rock en un éxito absoluto y a Gary Dahl en un millonario instantáneo”.

Como puedes comprobar, la fuerza de la imaginación es imparable y una buena idea, por absurda que parezca, puede convertir tu negocio en un éxito de la noche a la mañana.  Además, si es una idea tan potente como “Pet Rock” es probable que influya, incluso, sobre negocio futuros (¿Ves al­guna simili­tud entre “Pet Rock” y el “Tamagotchi”?).

La idea de la Piedra Mascota es una de las más conocidas porque fue una de las primeras de su estilo, pero si repasas la historia, encontra­rás un montón de ideas similares en originalidad e imaginación que han obte­nido resultados fantásticos.

Quizá, la próxima sea la tuya. Todo lo que tienes que hacer es atreverte a ser diferente.

¿Qué te parece?

 

Salvador Figueros

Foto: Avia Venefica / Flickr

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment