≡ Menu

¡Busca Un Buen Mentor!

¿Has sentido alguna vez la sensación de estar atascado? Todos, en algún momento de nuestra trayectoria profesional y personal, hemos tenido ese sentimiento.

Por lo general, tendemos a confiar tanto en nuestros propios conocimientos que pensamos que no necesitamos nada más. Si piensas así, estás confundido.

La vida te puede poner en situaciones en las que te encuentres absolutamente desorientado. Es muy probable que tus experiencias o conocimientos previos no puedan ayudarte en ese momento. Te sientes tan fuera de lugar que no sabes como encajar las piezas y necesitas ayuda.

Cuando esto ocurra, no te desesperes. Hay solución. Básicamente, tienes todos los elementos para poder superar esta situación pero no sabes cómo utilizarlos. Necesitas una guía que te diga cómo debes proceder para desbloquearte.

En este caso, yo te recomendaría que busques un buen Mentor que te ayude a tomar las decisiones adecuadas.

¿Qué es un mentor? Un consejero que puede proporcionarte las claves para salir del atasco en el que te encuentras.

¿Cuáles son las características que debe tener un buen Mentor?

1.- Experiencia: los buenos mentores ya han estado allí. ¿Qué quiere decir esto? Pues que de una forma u otra ya han pasado por situaciones similares y las han superado o han aprendido de su fracaso y pueden ayudarte a encontrar las pistas para superar tu situación.

2.- Conocimiento: acumulan el suficiente nivel de conocimiento como para completar las lagunas que puedas tener. Te ayudan a trabajar posibles soluciones que, por desconocimiento, no has explorado todavía.

3.- Autoridad: la evidencia de su experiencia y conocimiento le sitúan en una posición de autoridad en el entorno en el que te desenvuelves. Sus comentarios tienen mucho peso y son acatados y seguidos por muchos.

4.- Confianza: te transmite seguridad. Cuando escuchas y sigues sus reflexiones te sientes seguro. Hacer caso a sus recomendaciones aumenta la confianza en ti mismo.

“Pero si lo sé todo de mi negocio”.

Como te he dicho antes, si piensas así, estás confundido. Nadie lo sabe todo. Pero, incluso si fuera así, seguirías necesitando un Mentor porque él te puede aportar algo que está fuera de tu alcance:

a.- Otro punto de vista. Por el mero hecho de ser otra persona, ya puedes contar con una manera distinta de analizar y enfocar tu situación. Distintas formas de enfocar un tema te pueden conducir a soluciones diferentes.

b.- Frialdad. Tú estás metido en el fragor de la batalla. Tu propia situación afecta tu manera de entenderla y de tratarla. Alguien que está fuera de esa situación puede tener la tranquilidad suficiente como para analizarla con menos pasión y encontrar soluciones más adecuadas.

Lo mires por donde lo mires, los mentores son uno de los grandes inventos en el mundo de los negocios.

No aprovecharlos no es una decisión inteligente. Soluciona situaciones difíciles, pon tu compañía en regla y métele la quinta a tu negocio apoyándote en los que tienen la experiencia suficiente para poder ayudarte.

Si sigues estos consejos, conseguirás que tu estrés disminuya y tu negocio te lo agradecerá.

 

Salvador Figueros

Foto: Christa. Bike by the Sea / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 5 comments… add one }

  • Carlos Andotel 6 noviembre, 2011, 17:55

    Buen post! Esta claro q es importante tener otras opiniones. Yo a pesar de mi experiencia de 10 años en negocios online sigo pidiendo consejo en algunas situaciones porq como bien dices, una opinión no contaminada puede valer mucho. Por eso también me gusta ayudar a otros y aconsejar en determinadas situaciones sobre como yo lo resolvería usando mi experiencia.

    • Salvador Figueros 7 noviembre, 2011, 2:10

      Hola Carlos,
      Estamos de acuerdo. Hay pocas cosas que tengan tanto valor como un consejo de alguien que ya ha pasado por esa experiencia y hay pocas cosas tan gratificantes como la oportunidad de darlo.
      saludos

  • Rubén Juliá 19 diciembre, 2011, 17:51

    No sé si es que te has pasado por mi twitter y te has inspirado(lo andaba pidiendo!), o este post es casualidad, pero en cualquier caso estaría encantado de leer un artículo tuyo sobre como encontrar y ganarse a ese mentor si tu quisieras escribirlo.
    Estoy desarrollando mis propias estrategias para conseguirlo, pero en el mundo de la incertidumbre, hasta para eso preferiría tener otra opinión :). 1 Saludo

    • Salvador Figueros 19 diciembre, 2011, 19:26

      Hola Rubén,
      La inspiración me llegó (si ves las fechas de tus posts en twitter y de este artículo) con un año de antelación.
      Por lo que he podido ver en tu Twitter (ahora sí, después de que hayas colgado este comentario) ya veo que te estás moviendo.
      Si tienes claro quién debe ser tu mentor, habla con él y pregúntale cómo podéis colaborar.
      Posibles respuestas:
      1.- Que no disponga de tiempo
      2.- Que te cobre por sus servicios
      3.- Que te pida un participación en tu negocio (poco probable)
      4.- Que lo haga por gusto. Sólo si echas mano de gente con la que tienes mucha relación o de alguno de los servicios que ponen a tu disposición algunas comunidades autónomas (aunque no les llamen mentoring).

      En cualquier caso, te diría que si quieres un buen mentor y quieres tener un mínimo control sobre tu interacción con él tendrás que realizar un esfuerzo económico, pero seguramente será el esfuerzo mejor invertido.
      Saludos

  • Rubén Juliá 19 diciembre, 2011, 19:37

    JAJAJAJA!
    1 Año!
    No me fijé en la fecha porque entré directo desde el tweet, ¿pero sabes que?
    ME DA IGUAL: Este artículo me viene tan bien, que aún sin saberlo lo escribiste “para mí”.
    Ojalá pueda pagarte un día lo que no sabes que me estás enseñando.
    No te molestes en responder este mensaje, estás ocupado. ¡Gracias!

Leave a Comment