≡ Menu

¡Engánchame!

¿Qué impacto consigues con tus palabras? Somos animales sociales y necesitamos comunicarnos. Vivimos en comunidades donde resulta imprescindible ser capaz de establecer contacto con los demás.

Nos comunicamos para poder comer, para establecer relaciones, para vender cosas,… Necesitamos comunicarnos absolutamente para todo.

¿Pero tienes claro que tu forma de comunicar es la correcta? ¿Estás convencido de que tu mensaje llega con la intensidad que te gustaría?

La comunicación es un arte. Si comunicas bien, tu capacidad de persuasión aumentará y las cosas serán más fáciles.

En este sentido, no me interesa en absoluto la manipulación, sino la capacidad que tienen algunos de fascinar con sus palabras, enganchar con sus historias y captar legítimamente la atención de los que les escuchan.

Efectivamente, la comunicación es un arte, pero es un arte complejo. No basta con tener un buen mensaje y transmitirlo sin más. Tienes que involucrar un montón de elementos si pretendes conseguir el impacto adecuado.

No hace mucho, tuve la oportunidad de asistir a una presentación de Management donde el tipo que presentaba cogió su papel, se acercó el micro y, sentado, dio una charla de una hora con un par de…

Aquello, simplemente, fue infumable. No tengo muy claro si el contenido de su speech era o no interesante (a los 5 minutos había desconectado yo y el resto de los allí presentes). La verdad, tampoco importaba. La conclusión es que el ponente había presentado algo de forma incorrecta y había perdido la atención de su audiencia a las primeras de cambio.

La audiencia lo es todo. Es tu activo. Es la receptora de tu mensaje. Sin audiencia, no hay comunicación. Lo primero que tiene que preocuparte es conseguir captar su atención. Si lo has conseguido, pelea por mantenerla durante toda tu presentación.

¿Y el mensaje? El mensaje es importante, pero, sin audiencia, te servirá de poco. Combina mensaje y forma de tal manera que puedas llevar en volandas a tu público desde el lugar en el que lo recogiste al principio de tu presentación hasta el lugar donde quieres colocarlo al final de la misma.

Después de todo lo que te he contado hasta el momento, creo que deberíamos cambiar la pregunta con la que empezaba este post. En lugar de preguntarte qué impacto consigues con tus palabras, pregúntate qué impacto consigues con tu comunicación.

Es el momento de introducir los elementos que siempre debes tener presente cuando quieras comunicar algo.

En 1967, el psicólogo Albert Mehrabian publicó los resultados de su archiconocido estudio sobre la comunicación no verbal.

En este estudio, Mehrabian aseguraba que los factores que tenían mayor influencia en la comunicación eran tres: las palabras, el tono de voz y el lenguaje corporal y, pese a lo que muchos podían pensar, el lenguaje corporal era el que tenía mayor peso con un 55%, seguido por el tono de voz con un 38% y finalmente las palabras con un 7%.

No tengo la menor idea de si esos porcentajes son correctos o no, pero no me queda ninguna duda sobre la importancia de la voz y el lenguaje corporal a la hora de comunicar.

Recuerdas el ejemplo que te he mencionado anteriormente. El hombre presentaba sentado, leyendo un papel de forma uniforme. No utilizó distintas entonaciones para transmitir distintas emociones (pasión, interrogación, exaltación,…), ni transmitió nada con su cuerpo y sus gestos. El resultado no podía ser otro que fracaso absoluto.

La próxima vez que te encuentres delante de alguien con la intención de contarle, venderle, transmitirle,… algo, recuerda que lo que quieres hacerle llegar es importante, pero no olvides cómo hacerlo.

Aplica siempre la famosa regla 7%-38%-55% de Mehrabian y verás como tus habilidades oratorias aumentan y tus resultados mejoran.


Salvador Figueros

Foto: SESConferenceSeries / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 2 comments… add one }

  • octavio 19 noviembre, 2010, 17:23

    Pero no te olvides de algo que envuelve todo lo demás… el escenario, la ambientación,… fundamental para que tu mensaje llegue a tu audiencia en las mejores condiciones.
    Cuantas buenas conferencias he visto que se diluyen después de una copiosa comida!!

    Felicidades por el blog

  • Salvador Figueros 19 noviembre, 2010, 17:42

    Lo que comentas, Octavio, es fundamental. El escenario, los elementos, las condiciones,… juegan un papel muy importante en cualquier presentación. En cualquier caso, debes intentar atar tantas cosas como te sea posible: infórmate sobre como estará dispuesta la audiencia, investiga si la sala te permite libertad de movimiento, solicita el material de apoyo que necesites (rotafolios,…). En fin, intenta controlar todos los elementos que estén a tu alcance y prepárate para posibles imponderables (siempre aparecerán).
    Y si tienes la desgracia de tener que presentar después del almuerzo, prepara elementos interactivos para mantener a la audiencia despierta (muchas preguntas, ejercicios con el vecino de silla,…).
    Como decía en el post, la comunicación es un arte complejo.
    Saludos

Leave a Comment