≡ Menu

¡Pero… Yo No Soy Creativo!

FALSO. Ésa ya no es una excusa. Si quieres seguir haciendo lo que has hecho siempre, adelante. Si quieres que tu negocio no deje de ser el negocio aburrido de siempre, adelante. Pero no te justifiques diciendo que no intentas nada nuevo porque no eres creativo.

Todos podemos ser creativos. Unos más y otros menos. Pero todos podemos serlo.

Si empezamos por la explicación biológica, el argumento es sencillo. Nuestro cerebro está compuesto por dos hemisferios: el izquierdo y el derecho.

El izquierdo es el hemisferio racional. Este hemisferio funciona secuencialmente, tiene capacidad de análisis y maneja las palabras. Es el hemisferio lógico.

Por otra parte, el hemisferio derecho razona de forma conjunta, reconoce patrones e interpreta expresiones no verbales. Es el hemisferio que trabaja con las emociones y con la creatividad.

Estos dos hemisferios trabajan conjuntamente a la hora de entender la realidad que nos rodea. En función de la naturaleza de la situación (lógica o emocional) un hemisferio u otro desarrolla más actividad, pero todos participan.

¿Hay individuos con una especial predisposición para el uso de su hemisferio creativo? Seguro. Al igual que los hay para el desarrollo de actividades relacionadas con su lado izquierdo.

¿Significa esto que aquéllos que tienen menos predisposición al desarrollo de actividades localizadas en su parte emocional no son creativos? En absoluto. Éste no es un juego de SI o NO. Es un juego de MÁS o MENOS. Se puede ser más o menos creativo, pero en ningún caso no se es creativo en términos absolutos.

Si estás entre los que tienen estos dos hemisferios en su cerebro (y las probabilidades son muchas), te encuentras entre el nutrido grupo (todos) que es capaz de tener pensamientos creativos. ¡Enhorabuena!

Por otro lado, te diría que el ser más o menos creativo (además de las características biológicas) depende de otros factores sin los que resulta imposible crear nada nuevo:

1.- Desarrolla la Actitud. Hay que tener la predisposición para cuestionarse las cosas, para aceptar que todo se puede interpretar y realizar de forma diferente y que esa diferencia puede aportar un enfoque creativo e innovador.

2.- Trabaja en 360º. No debes asociar la creatividad únicamente a aspectos artísticos. La creatividad puede estar presente en todas las áreas de tu vida o de tu negocio. Piensa por un momento en tu compañía. Si tienes la actitud suficiente para romper inercias e intentar cosas nuevas, puedes aplicar la creatividad a tu proceso de producción, a las características de tu producto, a la finalidad del mismo, a la… Las posibilidades son infinitas.

3.- Dale seguimiento. El pensamiento creativo no se consigue con una sesión de brainstorming, un retiro para reflexionar o cualquier otra estrategia ocasional. Todos estos esfuerzos no te servirán de mucho si no le das el seguimiento necesario y creas el entorno adecuado para que el pensamiento creativo e innovador forme parte del día a día.

¿No eres creativo? No lo creo. Deberías reformular la pregunta. ¿Te has planteado serlo?

Como te he dicho, es un tema de actitud. A partir de ahora, empieza a pensar cómo puedes hacer las cosas para ser diferente, hacerlas mejor y generar una ventaja que te permita competir en condiciones favorables en tu mercado.

Ser creativo no es imposible, pero eres tú el que decides. ¿Tienes dudas?

Salvador Figueros

Foto: dierk schaefer / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 1 comment… add one }

  • Isra 22 agosto, 2011, 6:50

    gracias……………

Leave a Comment