≡ Menu

¡Revisa el Nivel de Aceite de tu Compañía!

¿Qué es lo primero que miras cuando arrancas tu coche? El nivel de aceite. Si la lucecita es normal, adelante. Si parpadea o ha cambiado a rojo, ¡peligro!

Tu negocio es igual. Tiene unos indicadores que te dicen si las cosas van bien o si te estás saliendo del camino. Funcionan como el salpicadero de un coche. Te van dando la información fundamental para que puedas seguir conduciendo sin demasiados problemas.

Si no prestas atención a estos indicadores, te puedes quedar sin aceite, sin gasolina,… En definitiva, tu negocio no funcionará.

Para evitarte problemas, diseña un pequeño documento con los indicadores más importantes. Lo simple es bello. No funciona rellenar una hoja con todos los números extraños que se te ocurran. Demasiada información bloquea.

Encuentra los números buenos. Los que te dan únicamente la información relevante. Los otros no están mal, pero no son imprescindibles.

Yo tengo mi propio cuadro de mandos. Intento reflejar lo que afecta a mi negocio. Lo que realmente me importa. Es sencillo, pero no necesito más.

DINERO:

Caja: la caja, tu liquidez, es la sangre de tu negocio. Todo puede funcionar de maravilla, pero, si no tienes caja, tendrás que cerrar tu negocio. La falta de caja es una asesina peligrosa que tienes que tener controlada en todo momento. Sin caja no hay business.

Ventas: es un indicador de dirección. Siempre que alcances la cifra de ventas que tienes prevista estás dentro de tu itinerario. Si no es así, puedes empezar a sufrir retrasos importantes. Tu negocio puede empezar a fallar.

CLIENTES:

Número: la cartera de clientes es la fuente de tu negocio. Recoge las incorporaciones y las fugas. Si tus clientes en activo aumentan, es una señal muy positiva. Tu negocio está en la buena línea. Si estás perdiendo clientes, analiza las causas. Quizá, tengas problemas de producto (funciones obsoletas, precio,…).

Consumo medio: es el resultado del número de veces que tus clientes compran y del precio de los productos comprados. Si el consumo medio va aumentando, es muy probable que estés reteniendo a tus clientes. Los clientes leales consumen más veces. Además, consumen productos de precios superiores.

PERSONAS:

Satisfacción: la satisfacción de tus trabajadores influye al 100% sobre el resultado de su trabajo. Asegúrate de que el clima que se respira es el adecuado. Comprueba que todos consiguen lo que buscan: retribución, formación y respeto.

Productividad: tu rentabilidad depende de la productividad. Trabajadores productivos mejoran la rentabilidad de tu compañía. Si tu productividad cae, intenta conocer las causas: tecnología, falta de competencia, objetivos mal fijados, desinterés,…

No necesitas más. Con estos 6 indicadores puedes conocer en todo momento como se encuentra tu compañía.

Sólo te queda decidir la actualización de los datos. Date plazos suficientemente largos como para poder recoger cambios significativos. La caja tendrás que mirarla más de cerca y en plazos cortos. Dale más tiempo al resto de los indicadores. Cada sector es distinto. Analiza las características del tuyo y define los plazos que mejor se adapten.

Un cuadro de mandos sencillo es la mejor herramienta para gestionar tu negocio. No te obsesiones. No seas demasiado exhaustivo. Céntrate en lo fundamental y tendrás toda la información que necesitas. La justa.

Salvador Figueros

Foto: dawnhops / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment