≡ Menu

¡Simplifícalo!

¿Cómo es tu vida profesional? ¿Cómo manejas tu día a día? Las probabilidades son que tus días sean complicados. Reuniones, llamadas, informes, comités,… Éste es el esquema típico de muchos emprendedores, profesionales, etc.

Cuando esto ocurre, no eres tú el que gestionas tu agenda. Cuando esto ocurre, es tu agenda la que se encarga de ti.

Por lo general, ésta no es una buena fórmula. La vida personal y profesional pueden ser bastante caóticas. Los acontecimientos no suelen tener un orden previsible. No tienen porqué tenerlo. Simplemente, acontecen. Una parte importante de tu tiempo la dedicas a poner un poco de orden.

Puedes enfrentarte al problema de dos formas distintas:

a.- Organizarlo según surge.

b.- Adelantarte a los acontecimientos

Si lo organizas según va surgiendo, terminarás siendo un malabarista. De hecho, puedes llegar a ser un gran malabarista. Puedes pensar que manejas correctamente tu día a día. Que haces un montón de cosas. No está mal. Puedes sufrir un subidón de aparente productividad y un bajón de resultados.

La otra opción es adelantarse a los acontecimientos. ¿Esto qué es? Sepárate un poco. Míralo todo con algo de frialdad. Simplifícalo. Sí, intenta simplificar tu vida.

La explicación es sencilla. Si simplificas, tendrás que gestionar situaciones más sencillas. ¿Lo ves? Puedes enfrentarte con un gran ánimo a situaciones complejas según van apareciendo o puedes enfrentarte con ese mismo ánimo a situaciones que has simplificado anteriormente. La elección es sencilla.

Todo lo que necesitas para simplificar es seguir los pasos que te comento a continuación y un poco de disciplina. Si lo haces, tu vida será más fácil:

1.- Reducción. Aquí estoy hablando de tijeras. Las tijeras funcionan. Aplícalas inteligentemente y te sorprenderán sus resultados. Ahora, el objetivo no es tener más de todo (información, reuniones,…). Ahora, el objetivo es tener sólo lo que hay que tener.

¿Qué hay que tener? Lo relevante. Lo que afecta a los resultados. Lo que cambia las cosas. Aquí funciona el “Menos es Más”. No te dejes llevar por la tentación de leerlo todo, de estar en todos los sitios, de… Te confundirás.

Concéntrate en lo que realmente importa y empieza a eliminar el resto. No es fácil. Cuando lo haces, parece que te estás perdiendo algo. ¡NO! Cuando no lo haces, te estás perdiendo todo.

La reducción es el primer paso, pero es el más importante. Cuando reduces, defines el campo de juego. A partir de ese momento, tu atención se centrará sólo ahí.

2.- Organización. Imagina un diccionario en el que las palabras no estuviesen organizadas siguiendo un orden alfabético. ¿Qué te parece? ¿Serías capaz de encontrar la palabra que buscas? ¿Podrías moverte por esa nube de palabras sin perderte? ¿Imposible? No, complicado. Seguro que puedes encontrar lo que buscas. ¿A cambio de qué? De Tiempo.

La organización funciona igual en todos los campos. Cuando te enfrentas a situaciones organizadas, tienes que dedicarles mucho menos tiempo.

El tema es sencillo. Has realizado un gran esfuerzo para quedarte con lo que realmente importa. Ahora, sólo tienes que organizarlo de una forma sencilla. Consigues un doble efecto. Menos sobre lo que trabajar y más fácilmente accesible.

3.- Tiempo. Es el turno de controlar tu tiempo. Lo tienes todo preparado. Sólo queda un detalle. Asigna el tiempo que vas a dedicar a las distintas tareas.

Aprovecha la organización que has realizado. Si lo has hecho con un cierto sentido, la organización estará compuesta por distintos grupos. Grupos de “lo que sea” que tienen algo en común.

Calcula el tiempo que dedicarás por grupo (en función de sus características) y cierra un plan. Da lo mismo si no es perfecto. Ya tienes un plan sobre el que podrás trabajar. Si todo funciona, se mantiene. Si tienes problemas, lo corriges.

El secreto de tener una vida mejor es simplificarla. La idea es sencilla, pero no es fácil ponerla en marcha.

Tampoco es difícil. Céntrate en estos tres conceptos (reducción, organización y tiempo) y las probabilidades de que puedas gestionar tu vida aumentarán.

Salvador Figueros

Foto: Lee Jordan / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: