≡ Menu

¡Vuelve A Lo Básico!

Este es un gran momento. Ni mejor ni peor que cualquier otro para convertirte en emprendedor. Es una decisión con riesgo, pero ¿hay algo en esta vida que no tenga riesgo?

Lo más complicado es tomar la decisión. Una vez tomada, todo es cuesta abajo. Al menos eso parecía cuando empezaste a valorar la posibilidad de dar un cambio en tu vida. Todo pinta bien, pero faltan algunos detalles.

¿Qué tipo de negocio vas a montar? Circulan algunas estadísticas sobre la mortalidad de las pequeñas empresas que te impresionan un poco: el 50% de las pequeñas empresas no superan su primer año de vida, el 80% no supera sus cinco primeros años de vida y el 90% no supera sus diez primeros años de vida. Asusta, ¿no?

Quieres montar un negocio, pero no quieres cerrarlo a las primeras de cambio. Tienes que elegir bien qué negocio puedes montar que te asegure una cierta continuidad en el tiempo.

Las industrias que tienen mayores posibilidades de crecimiento en los próximo años son: biotecnología, energía limpia, nanotecnología, sistemas informáticos, cuidados de la salud, servicios financieros,…

¿Pero… yo no tengo ni idea de qué va todo esto? ¿Qué tengo que hacer? Si no tengo este tipo de conocimientos, ¿no puedo montar ningún negocio?

Esa puede ser la conclusión fácil, pero errónea. A estas alturas de tu proceso, puedes enfocar el tema de dos formas:

1.- Quiero estar en la vanguardia de las tendencias. Si ese es el caso, necesitas una de estas dos cosas (quizá ambas): un conocimiento profundo del área que pretendes desarrollar o capital suficiente para comprar ese conocimiento.

2.- Buscar alternativas que pueda explotar más fácilmente. Si no domino los sectores que he comentado anteriormente, tendré que centrarme en aquéllos que pueden ser rentables y que están a mi alcance.

No te preocupes si no eres el próximo experto en biotecnología, el mundo te lo sabrá perdonar. En cualquier caso, no desesperes si no tienes las características para situarte en el punto 1.

En demasiadas ocasiones, nos centramos tanto en lo que debería ser (según lo que comentan los distintos medios de comunicación) que perdemos la perspectiva de lo que realmente nos puede ayudar.

Las nuevas tecnologías, las energías limpias, las… son industrias que tendrán, seguro, un gran recorrido en el futuro, pero hay vida más allá de estos sectores.

Cuando tengas la sensación de que no puedes subirte al carro del desarrollo, te recomiendo que te tomes una tila y pienses que las grandes fuerzas que mueven y motivan a las personas no son siempre las últimas tendencias.

Te invito a que limpies tu mente y vuelvas al inicio de todo. ¿Qué crees que puede interesar a la gente? ¿Qué le ha interesado durante siglos y le seguirá interesando en los siglos que estén por llegar?

Hay una serie de reclamos básicos que siempre han estado ahí y que seguirán estando, independientemente de lo rápido que vayamos evolucionando. Aquí te dejo algunos ejemplos para que le des un par de vueltas:

1.- Disfrutar. Los seres humanos estamos en este mundo para poder disfrutar tanto como nos sea posible. Debemos tener cuidado cuando perdemos de vista este punto de referencia. Si nuestras necesidades más básicas estuviesen cubiertas, dedicaríamos la mayor parte de nuestro tiempo a disfrutar.

2.- Evitar el dolor. Este es uno de las necesidades más potentes y urgentes que tienen todos los seres humanos. Lamentablemente, siempre existirá el dolor (de diferentes tipos) y eso te asegura un mercado en activo por muchos años.

3.- Cuidar a nuestros seres queridos. El amor es un motor esencial de nuestras vidas. Todo lo hacemos por amor. Además, este factor es mucho más fuerte cuando el amor del que hablamos es el que nos conecta con las personas más cercanas. Queremos lo mejor para los nuestros y haremos lo que esté en nuestras manos para conseguirlo.

4.- Obtener el reconocimiento social. Somos animales sociales y necesitamos disfrutar del sentimiento de pertenencia a un grupo. Cuando esto no se produce nos falta algo muy importante en nuestras vidas.

5.- Satisfacer el impulso sexual. La sexualidad es uno de los grandes motivadores de la conducta humana. Es un mecanismo de seguridad de la naturaleza para preservar la especie.

Como ves, si no encuentras tu lugar entre las nuevas tendencias, sólo tienes que echar la vista atrás, volver al inicio, a lo básico, a lo de siempre, para encontrar suficiente inspiración.

Las cosas de siempre funcionan y funcionarán siempre porque cuando pase la última tendencia ellas estarán ahí como lo han estado siempre.

En ocasiones, merece la pena ser menos sofisticado y buscar las raíces de las cosas. Donde todo nace. Por lo general, es un magnífico sitio para encontrar respuestas.

Salvador Figueros

Foto: L.Marie / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: