≡ Menu

¿Cómo Acabar con la Inercia en las Empresas?

Esta mañana, he recibido un e-mail donde se hablaba de una situación de negocio que necesitaba una cierta transformación. En el correo, aparecía la siguiente frase:

“Siento que es difícil aplicar ciertos cambios que quiero proponer”.

Me ha parecido interesante el tema (un gran clásico) y quiero compartir contigo mi reflexión.

MI CONTESTACIÓN

No lo dudes. Va a ser más difícil de lo que piensas, pero es absolutamente normal. Es la inercia. Tendrás que trabajar muy duro, con mucha inteligencia y delicadeza para vencerla.

Te voy a poner un ejemplo. ¿Has estado en Reino Unido? Allí, como sabes, los coches circulan al revés de cómo lo hacen en el resto del mundo. Cuando empiezas a andar por las aceras de Londres y tienes que cruzar calles ¿cuál es tu movimiento natural? Mirar a la izquierda. Es decir, seguir haciendo lo que has hecho siempre.

Los británicos son encantadores y te llenan las calzadas y semáforos con indicaciones de “Look right”, pero, pese a ello, todos los que todavía no nos hemos habituado seguimos mirando a la izquierda (todos los años hay un montón de atropellos y accidentes mortales por esta causa, por dejarnos llevar por nuestra inercia).

Si la inercia aparece cuando nuestras vidas están en peligro, ¿por qué crees que una pyme –sin aparente riesgo mortal- iba a cambiar sus hábitos tan fácilmente? Es labor del manager:

1.- Decir qué hay que cambiar. Identifica las áreas o elementos concretos que hay que cambiar y explica cómo hay que hacerlo. Intenta documentar tu argumento y llegar al detalle.

2.- Porqué hay que cambiarlo. Aquí, tendrás que demostrar porqué los cambios que propones van a mejorar los resultados de la compañía. Cualquier otra explicación no es válida. Cambiamos para mejorar y la mejora en una empresa se mide con los resultados.

3.- Diseñar una transición que se adapte  la personalidad de la compañía. Cada empresa tiene su ritmo. Unas tardan más que otras, pero si vas avanzando estás en el buen camino.

Si finalmente descubres que tu compañía no quiere realizar ningún cambio pese a tus esfuerzos (asegúrate de que los has realizado correctamente), ¿cuál es la razón para seguir en esa compañía? ¿Por qué te van a necesitar si quieren que todo siga igual?

Si no cambian, cambia tú y búscate otra compañía o, mejor aún, conviértete en emprendedor.

Conclusión: Estamos en un mundo en constante evolución y hay que ir cambiando con él, pero todos los cambios tienen que estar justificados. Y la única justificación que vale en el mundo de los negocios es la mejora de los ingresos.

Es decir, si quieres conseguir vencer la inercia de tu entorno o de la compañía en la que trabajas:

a.- Plantea cambios que mejoren los resultados
b.- Monta una buena argumentación
c.- Búscate un socio que apoye tus cambios
d.- Promueve una transformación adaptada al ritmo y personalidad de tu compañía
e.- Ejecútala con suavidad
f.- Informa constantemente de los cambios que se van produciendo y de los logros que se van obteniendo.

¡Ah, muestra compromiso con los cambios que planteas y asume la responsabilidad de sus resultados!

¿De verdad crees que haciendo las cosas así alguien se va a negar a aceptar tus cambios?

Salvador Figueros

Foto: Mark Ramsay / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment