≡ Menu

¿Cómo dices que se llama tu libro?

Si ya has escrito algún libro, ¡enhorabuena! Si todavía no has sentido la llamada de la selva, presta un poquito más de atención y notarás como, allí a lo lejos, se escucha una vocecita que dice: escribe, escribe, escribe,…

No pongas cara rara y pienses que se me ha ido la cabeza. Lo que aquí te cuento es una realidad incontestable. Bueno, lo cierto es que no creo que haya realidades incontestables, pero, de haberlas, ésta se acercaría bastante.

Es obvio que, si tu negocio es una cadena de carnicerías, quizá, escribir no te va a servir de mucho, pero si eres un consultor, coach o tienes una profesión que trabaja fundamentalmente con información, ésta es una de las mejores estrategias para situar tu negocio en el nivel que se merece.

Cuando hablo de escribir, me refiero a cualquiera de sus modalidades. Un libro es fantástico, pero, también, lo son los artículos, blogs, newsletters (boletines electrónicos) o cualquier otra fórmula que se te ocurra. Todas y cada una de ellas te ayudarán a seguir avanzando. Y, cuando digo avanzando, me refiero a que te ayudarán a ingresar más. Quizá, no lo puedas medir fácilmente, pero te puedo asegurar que actúan multiplicando cualquier otro esfuerzo en marketing que estés realizando.

¿Por qué es tan importante escribir? Por un montón de razones. Aquí, voy a intentar recoger algunas de las más importantes para que reflexiones sobre ellas:

1.- Porque te convierte en un experto. Las cosas funcionan así. Cuando escribes sobre algo y tiene alguna repercusión, es decir, se publica de alguna forma. Te conviertes directamente en un experto en la materia de la que escribes. Si lo que escribes es un libro, entonces, te conviertes en un experto cum laude. Te puedes imaginar que te resultará mucho más fácil vender tus productos o servicios desde tu posición de experto que desde la posición de desconocimiento absoluto.

2.- Porque es tu mejor equipo de ventas. En el momento en que se publican tus escritos y llegan a un lector, están actuando como un auténtico comercial. Si lo que has escrito cautiva a tu lector, es muy probable que hayas conseguido un fan para mucho tiempo. Ten cuidado y entrega siempre lo mejor, porque la fórmula también funciona en sentido contrario.

3.- Porque te da acceso a mercados desconocidos hasta el momento. En la medida en que tus artículos, libros, etc., tengan penetración en mercados donde no habías tenido la posibilidad de vender tus productos, se te estarán abriendo las puertas de los mismos y tendrás el terreno abonado para empezar a operar en ellos.

4.- Porque funciona como detonante del ciclo de ventas. Imagina el siguiente flujo: alguien lee un artículo tuyo en una revista de emprendedores. Le gusta y compra tu último libro. Lo que le cuentas en tu libro le parece interesante y entra en tu página Web. Allí ve un minicurso atractivo y lo descarga en tu tienda online. Cuando termina con el minicurso, está cada vez más enganchado a lo que ofreces y adquiere un DVD de un seminario tuyo. Finalmente se inscribe en tu programa de Coaching. Gracias a tus artículos y a lo que has escrito has podido llevar de la mano a tu cliente desde productos de poco margen hasta productos de mucho más valor.

5.- Porque potencia otras líneas de ingresos. Generalmente, cuando has ganado credibilidad como escritor en algún campo en concreto, suelen llamarte para dar conferencias, seminarios y todo tipo de eventos. Recuerda que eres la autoridad en la materia.

6.- Porque es una magnífica campaña de publicidad. Siempre que publicas algo estás en los medios y, por definición, estar en los medios (además de la credibilidad que te aporta por tratarse de artículos, libros, etc.) es igual a campaña publicitaria.

7.- Porque es un generador de contenido. Efectivamente, cuando te pones manos a la obra, investigas, estudias, echas mano de experiencias pasadas, organizas toda esta información y, al final, escribes tu libro o un artículo. Es decir, has estructurado de una forma organizada la información con la que has trabajado y ahora ya la tienes a tu disposición para utilizarla como estimes oportuno.

8.- Porque te permite crear productos derivados. Las posibilidades son infinitas. Todo lo que escribes utilizando un formato concreto lo puedes reutilizar empaquetándolo y organizándolo de otra forma. Tu libro o tus artículos pueden ser el contenido de tus seminarios, de tus sesiones de coaching, de tus videos, de tus e-books, de tus audiobooks, de tus e-cursos, de tus … .

9.- ¡Ah, se me olvidaba! Porque te permite ganar unos royalties con la venta de cada uno de los ejemplares de tu libro. Aunque, como te puedes imaginar por el orden en el que la he colocado, no es la principal razón por la que debes animarte a escribir un libro, no está nada mal recibir un dinerito (o dinero si llegas a vender muchos) por la venta de tu manuscrito.

En definitiva, todo son ventajas. Asumiendo que hay negocios que no se beneficiarán de esta estrategia, es importante resaltar que todos aquéllos que estén en el negocio de la información, donde tengan que ganar credibilidad para poder colocar sus productos, tendrán que afilar sus lápices y empezar a escribir con el fin de ir construyendo su marca personal.

Yo ya he escrito mi libro (“¿Jefes…? ¡NOOOO! Gracias” saldrá a la venta en el último trimestre de este año). ¿Y tú?

Foto: Valeriana Solaris / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment