≡ Menu

¿Cómo es tu Negocio: Plano o Redondo?

La tierra es plana. Es la idea generalizada. Lo que se ve es plano. Los objetos se mantienen de pie sobre una superficie plana. Andamos erguidos. Es fácil de entender. Todo el mundo lo acepta. Nadie se pregunta qué pasa más allá. ¿Más allá? El agua cae a un vacío interminable. Suena raro, pero da lo mismo. Está bien. No lo veo. No lo cuestiono.

Después, alguien dice algo distinto. El mundo no termina en un punto. El mundo sigue. Es redondo.

Es un argumento nuevo. Lo nuevo es diferente y lo diferente es peligroso. Por lo general, escapamos del peligro.

Ahora, tienes que demostrarlo. No es fácil. ¿Por qué lo vamos a aceptar? ¿Por qué no aceptamos lo que ya tenemos? Somos más. Somos muchos más. No hay necesidad. Es incómodo.

Defender que el mundo es redondo es complicado. Los marineros de Colón se amotinaron cuando creyeron que el final estaba cerca. Graham Bell tuvo que demostrar que el teléfono no era un juguete divertido. Los Beatles tuvieron que probar que las guitarras no habían pasado de moda…

En los negocios pasa lo mismo. Hay muchos negocios planos. Siempre han estado ahí y se han convertido en la norma. Todos los aceptamos. Nos resultan familiares y nos dan seguridad.

De repente, alguien hace algo distinto y se activa el mecanismo. Nuevo, diferente, peligroso. Hay que demostrar, hay que probar, hay que vender. Es agotador. Algunos lo consiguen y otros no. Los que persisten nos enseñan cosas. Hacen que todo siga avanzando. Hacen que seamos mejores.

¿Cómo es tu negocio? ¿Es plano o redondo? ¿Sigues a los demás o haces cosas diferentes? Sólo los negocios redondos te dejan ver fuera de los límites. Sólo estos negocios nos permiten llegar donde no hemos llegado antes.

Salvador Figueros

Foto: Ivan Mlinaric / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment