≡ Menu

¿Cómo Son los Buenos Oradores?

¿Conoces el Speakers´Corner? Si has estado en Londres y has tenido la oportunidad de pasear por Hyde Park, cerca de la zona de Marble Arch, habrás sido testigo de uno de los espectáculos más alucinantes que puedas presenciar hoy en día: “El Speakers´Corner”.

¿Qué es el Speakers´Corner? Es una esquina del parque más emblemático de Londres donde acuden personas de todo tipo con la intención de contar algo a sus semejantes. El mecanismo es sencillo: llegan a la esquina de Hyde Park, cuelgan sus pancartas en las vallas cercanas, colocan un cajón o pequeña escalera, se suben y empiezan a hablar del tema que les ha llevado hasta allí. A partir de ese momento, si son lo suficientemente persuasivos, conseguirán que los viandantes y curiosos que se han acercado a la zona se paren en su cajón y escuchen lo que tienen que contarles.

Como te he dicho antes, es un espectáculo increíble. Los fines de semana, se congrega una auténtica multitud de personas que va de orador en orador buscando un tema que les interese o simplemente por la curiosidad del espectáculo.

Te cuento todo esto porque, más allá de lo folclórico del asunto (que lo es y mucho), te puede servir como una magnífica experiencia para reconocer cuáles son los rasgos que comparten los buenos oradores.

En definitiva, todos ellos están peleando por la audiencia. Aquéllos que consiguen ganarse la atención de más gente y logran retenerlos durante más tiempo, son los vencedores y, por lo general, suelen compartir las mismas características:

1.- Saben lo que quieren conseguir. Tienen muy claro cuál es el objetivo que persiguen. La presentación está al servicio del objetivo y van dirigiendo paso a paso a toda la audiencia hasta el logro del mismo.

2.- Estudian a su audiencia. Son inteligentes y saben que, si quieren sacarle el máximo partido a su presentación, tendrán que conocer como es la audiencia que va a recibir el mensaje: educación, procedencia, gustos, etc.

3.- Adaptan su mensaje. En función de las conclusiones que hayan sacado después de estudiar a la audiencia, decidirán si tienen que adaptar algún aspecto del mensaje o transmitirlo de una determinada forma con el fin de que llegue de la manera más impactante posible.

4.- Cuentan historias. Los grandes oradores no presentan listas de ideas o puntos de debate. Los grandes oradores cuentan historias atractivas que enganchan a sus audiencias y ganan sus voluntades.

5.- Analizan las características del evento. Prestan mucha atención al lugar donde se celebrará la conferencia, al número de asistentes a la misma, a los medios que tendrá a su disposición para llevarla a cabo, etc. De esta forma, sabrá que fórmula de comunicación tendrá más sentido: más o menos interacción, más o menos movilidad, etc.

6.- Tienen una organización perfecta. Controlan todos los aspectos de la presentación. Manejan el tiempo disponible, la estructura de la presentación, el material a utilizar y la relación con la audiencia.

7.- Son capaces de conectar con la audiencia. Estudian con antelación cuáles son los posibles puntos de acoplamiento. Finalmente, los utilizan de forma estratégica para conseguir que la relación con la audiencia sea más potente.

8.- Actúan de forma natural. No pretenden ser lo que no son. Apuestan por su forma de ser con virtudes y defectos. Son conscientes de que la naturalidad es uno de los elementos que mayor capacidad de comunicación aportan.

9.- Ensayan para tenerlo todo controlado. No dejan nada a la improvisación. Realizan ensayos que les permiten identificar las cosas que no funcionan y cambiarlas por otras que pueden tener más sentido.

10.- Muestran pasión por lo que dicen y hacen. No hay nada que enganche más a la audiencia que un orador que siente profundamente todo lo que dice. Es preferible cualquier presentación imperfecta que se haga desde el corazón que una presentación impecable y fría.

Independientemente de que la presentación esté teniendo lugar en el Speakers´Corner o en un palacio de congresos, las características de los buenos oradores son similares en todos los sitios.

Confirma que cumples todos los requisitos y aplícalos en tus presentaciones. Si, todavía, te falta alguno, no te preocupes, todo se puede aprender si tienes la voluntad de querer mejorar y practicas lo suficiente para conseguirlo.

Hablar en público es una oportunidad magnífica y, hacerlo bien, uno de los mayores placeres profesionales al que puedes tener acceso. Hay pocas cosas que se parezcan a encontrarse en medio de un auditorio o sala con un montón de ojos poniendo su atención en tu persona mientras que intentas vender una idea. ¡Disfruta de la experiencia!

Foto: Tom T / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment