≡ Menu

¿Das a tus Empleados todo lo que se Merecen?

En medio de la situación económica en la que nos encontramos, no parecen buenos tiempos para hablar de aumentos de sueldo, promociones, bonus,…

En cualquier caso, tus empleados son tu mayor activo. Si no se identifican con tu negocio, tendrás pocas posibilidades de tener éxito. Son la fuerza que mueve tu maquinaria.

Da lo mismo en qué situación se encuentre la economía. Tienes que dar a tus empleados todo lo que se merecen. Si no lo haces, se irán. Y, por lo general, los primeros en irse suelen ser los mejores.

Cuando las cosas van bien, puedes retribuir con dinero y otras cosas. Cuando los tiempos son difíciles, tienes que retribuir con otras cosas y algo de dinero. Los malos tiempos te obligan a ser más creativo.

De todas formas, no te preocupes, el mundo no termina aquí. Afortunadamente, todos tenemos un componente emocional que funciona en estos casos. Aprovéchate de él e intenta compensar a tus colaboradores con elementos que les hagan sentirse bien.

Sé tan imaginativo como te sea posible. La creatividad, la imaginación y el esfuerzo son elementos que todos apreciamos. Compensa siempre. Compensa aunque sea de forma diferente. Aquí tienes algunos ejemplos que pueden servirte de inspiración.

a.- Cena para dos. Invita a una cena para dos a aquél colaborador que te haya aportado alguna idea interesante fuera del guión. Las aportaciones diferentes que provocan resultados diferentes necesitan compensaciones diferentes. Regálale la oportunidad de invitar a su pareja a un gran restaurante y pasar una gran velada. Te lo agradecerá.

b.- Aplauso espontáneo. Fomenta la frescura. Aprovéchate de la complicidad de la gente. Remunera con aplausos espontáneos de todo el grupo a los que cooperan. No hacen falta grandes colaboraciones. Pequeños aportes que mejoran la calidad de la vida laboral son más que suficiente.

c.- Regala nombres. ¿Por qué no le pones a una sala el nombre de uno de tus empleados? ¿O llamas por el nombre de pila de uno de tus colaboradores a la reunión de coordinación de las mañanas? ¿O…? Las posibilidades son infinitas. Humaniza tu negocio y ofrece estos pequeños tributos a los que te ayudan a mejorar.

d.- Celebra cumpleaños. Elige un día al mes para celebrar el cumpleaños de todos los que cumplen años ese mes. No hace falta que tires la casa por la ventana. Unos refrescos, cervezas y snacks te ayudarán. Si lo rematas con un pequeño regalo (los libros son el detalle perfecto), el día será memorable.

e.- Formación divertida. Pregúntales a tus empleados qué intereses tienen en común, qué hobbies comparten,… Organiza algún tipo de formación que les ayude a desarrollarlos. Aprovecha los buenos resultados para lanzar estas sesiones.

f.- El día de la familia. Transforma un día de trabajo en un día con las familias. Organiza juegos para los niños y algo de comida (las barbacoas funcionan muy bien). Tus empleados disfrutarán de un día de vacaciones adicional. Tú fomentarás las relaciones entre todos y el resultado será genial.

g.- …

La lista puede ser interminable. Pero la idea es clara. Haz algo. Siempre tienes que hacer algo, aunque los recursos no sean demasiados.

Sé original. Actúa de una forma diferente. Sorpréndeles con tu gratitud. En definitiva, las personas sólo queremos que nos quieran. Consíguelo.

Salvador Figueros

Foto: USACE Europe District / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment