≡ Menu

¿Eres Invisible?

¿Por qué tu competencia tiene montones de clientes y tú peleas por conseguir unos pocos? ¿Te sorprende que la gente no enloquezca ante la posibilidad de probar tus productos o servicios? ¿Crees que no hay nada en el mercado que esté al nivel de lo que haces?

Vamos, ya somos mayorcitos. Pensar que los demás no hacen las cosas bien es un mecanismo de autodefensa. Tu competencia no es estúpida y te puedo asegurar que muchos de ellos (los que se llevan los clientes) hacen las cosas tan bien como tú puedas hacerlas.

¿No todos están al mismo nivel? Por supuesto que no. Los que no lleguen al nivel necesario de calidad morirán en el corto-medio plazo, si no han muerto ya.

Pero tu pelea es con los vivos, con los que se están llevando todos los clientes. ¿Por qué ellos sí y tu no?

Porque tú eres invisible y ellos no.

¿Invisible? Sí, invisible. No has tenido alguna vez la sensación de sentirte algo desplazado en una reunión. Todos hablan con todos menos contigo. Nadie te ve.

En los negocio pasa lo mismo. Hay negocios que se ven y otros que no se ven. Si quieres ser de los que siguen abriendo sus puertas dentro de unos años, es imprescindible que dejes de ser invisible para los demás.

Hay muchas fórmulas para dejar de ser invisible, pero todas se pueden reducir a dos grandes conceptos: ser diferente y ser conocido.

1.- Ser Diferente: es difícil que alguien repare en tu negocio cuando ofreces lo mismo que otros de la misma manera y en los mismos sitios. Por lo general, cuando eres igual que el resto no hay una sola razón para que los clientes piensen en ti. Es más, muchos de ellos habrán llegado hasta ti por pura casualidad. ¿Quieres poner tu negocio en manos de la casualidad? No me parece una gran estrategia.

Se puede ser diferente de muchas maneras, pero no es necesario ser diferente en todo. Céntrate en algún aspecto de tu negocio o producto que sea o pueda ser distinto a lo que hacen otros. Trabájalo adecuadamente y construye tu diferencia. Puede ser el propio producto: nuevas formas, sabores, colores, usos,… Pueden ser tus operaciones: formas diferente de hacer las cosas. Pueden ser tantos elementos como formen parte del entorno de tu negocio. Identifícalo, asegúrate de que puede ser relevante para tu público objetivo y conviértelo en tu seña de identidad, en lo que te diferencia de los demás.

2.- Ser Conocido. Ahora ya tienes algo que te separa del resto, que te convierte en noticiable. Pero ser noticiable no significa que lo seas de hecho. Ser noticiable es el primer paso para tener algo que comunicar y que la gente te recuerde.

Toca ponerse manos a la obra y contarle al mundo quien eres. Si no hablas, nadie te oirá. Parece una perogrullada y seguramente lo es, pero es increíble cuantos pequeños negocios no son conscientes de este hecho. Para que te conozcan, tienes que ser noticiable y decirles a todos que lo eres. Sólo así te recordarán cuando piensen en alguien que pueda resolver sus problemas.

Para ser conocido no es necesario hacer grandes campañas de publicidad. Empieza poco a poco y ya tendrás oportunidad de ir creciendo con el tiempo. Céntrate en todas las pequeñas oportunidades que te rodean. Piensa en tus contactos, en pequeñas promociones, en contribuir en algún medio local, en organizar algún pequeño evento en tu local de negocio, en…

Las posibilidades que tienes a tu alcance para dejar de ser invisible son muchas. Pero más importante que todo eso es tu actitud.

Tu negocio es tu pasión (si no lo es, debería serlo). Tu negocio es tu fuente de ingresos. Se merece que le dediques la atención suficiente. Ten presente en todo momento que hay que dejar de ser invisible y ten la actitud necesaria para intentarlo 24/7. Sólo así empezarán a verte.

Salvador Figueros

Foto: Tony The Misfit / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment