≡ Menu

¿Es El Dinero Suficiente Zanahoria?

Supongo que casi el 100 % de todos nosotros contestaríamos que SÍ a esta pregunta.

Tiene lógica sentirse motivado por el dinero. Al fin y al cabo lo necesitamos para poder vestir, comer, divertirnos, etc. Si quieres vivir normalmente, necesitas dinero para hacerlo con dignidad.

Además, puedes pensar que, si el dinero te motiva para vivir con dignidad, cuanta más cantidad mayor motivación.

Esta es la fórmula que se ha utilizada durante años en las organizaciones empresariales para construir los sistemas de retribución: “Si consigues este objetivo, te llevas este dinero”.

¡NOOOOO!

O al menos así piensa Daniel Pink. En su libro Drive (¿Qué nos motiva?) plantea una interesante reflexión los factores que de verdad motivan a las personas.

Afirma que nuestras motivaciones son increíbles y que, afortunadamente, no somos tan manipulables como podemos pensar a primera vista.

Pink basa sus afirmaciones en estudios llevados a cabo en Estados Unidos.

Primer Estudio:

Se desarrolla en el Massachussets Institute of Technology (MIT). Se somete a un grupo de estudiantes a distintas pruebas (memorización de números, resolución de puzzles, ejercicio físico,…). Y se comunica un sistema de incentivos tradicional en función de resultados. Es decir, “quién consiga mejores resultados se lleva mayor cantidad de dinero”.

Bueno, los resultados fueron sorprendentes:

1.- Tareas simples: el sistema funcionó a la perfección cuando las tareas eran simples. A mayor motivación económica, mayor nivel de resultados.

2.- Tareas complejas o creativas: cuando las tareas tenían algo más de complejidad, el dinero no alteraba el resultado. Incluso el grupo expuesto a una mayor retribución en función de logros conseguía resultados por debajo de la media.

Estos resultados rompían con la tradición de los sistemas de incentivos y resultaban, aparentemente, poco lógicos.

Con el fin de contrastar estos resultados, se le dio un giro al experimento y, ahora, se realizó en un entorno completamente distinto: Madurai (India).

Segundo Estudio:

Ahora, los condicionantes del experimento habían cambiado radicalmente. El premio económico (el mismo en cantidad) era más relevante para los participantes en el experimento (más peso sobre un salario mensual). Además, el experimento se realizaba en la India rural muy lejos de cualquier influencia académica.

Aquí es donde surge la sorpresa. Los resultados son los mismos que los del primer experimento.

Es decir, en un entorno donde el dinero es más necesario y la capacitación de los participantes es menor, se sigue repitiendo el patrón de los resultados que apareció en el MIT.

Los resultados de este segundo experimento parecen confirmar que, independientemente de las características de los participantes y el entorno en el que se mueven:

a.- Los incentivos económicos ayudan a conseguir mejores resultados cuando los trabajos realizados son simples y mecánicos, pero…

b.- Si queremos mejorar los resultados de tareas con un poco más de dificultad o que requieran de un pensamiento creativo, el dinero no nos servirá de mucho.

El libro de Pink nos ayuda a entender que el dinero no lo es todo en términos de motivación. Las organizaciones tienen que ser más creativas y buscar otros elementos que enganchen con sus trabajadores y les anime a llegar más lejos.

¡Ojo! El dinero funciona, pero no sirve para todo. Ahora te toca descubrir cuáles son los factores que mejor pueden conectar con tu organización y ponerlos en funcionamiento. ¡Adelante!

Foto: stevendepolo (Flickr)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment