≡ Menu

¿Hasta Dónde Puedes Llegar?

¿Sabes dónde están tus límites? ¿Conoces los límites de los demás? Es muy probable que tengas la tentación de decir que sí. Conoces tus límites y sabes hasta dónde puedes llegar. Eres consciente del nivel de los demás y sabes hasta dónde les puedes exigir.

NOOOOOOOOOO. Afortunadamente, las cosas no son así. Somos mucho más complejos. Hay un montón de elementos que influyen sobre nuestro rendimiento.

En 1964, Robert Rosenthal realizó un experimento en el que demostró cómo, bajo ciertas condiciones, personas normales podían obtener resultados extraordinarios:

“Al inicio del curso escolar, el director de un colegio se reúne con tres profesores en su oficina. Les comunica que han obtenido las mejores calificaciones docentes del centro. Como premio, les ofrece la posibilidad de encargarse durante el próximo curso escolar de tres grupos de estudiantes que están muy por encima de la media.

A los profesores se les dice que, para evitar ser acusados de discriminación, tienen que mantenerlo todo en secreto y deben impartir el mismo programa y utilizar las mismas herramientas de siempre.

El director del centro termina afirmando que, al combinar a los mejores profesores con los mejores alumnos, los resultados serán excelentes.

Al final del curso, el director vuelve a convocar a los tres profesores. Los resultados han sido increíbles. No sólo han sido los tres mejores grupos del colegio, sino que ocupan las tres primeras plazas en su distrito académico.

Los profesores comentan que, con unos alumnos tan aventajados, ha resultado muy fácil. Siempre están atentos, siempre tienen ganas de aprender.

En ese momento el director les desvela la primera clave del experimento: los alumnos que se les asignaron fueron elegido de forma aleatoria. Eran estudiantes similares a los del resto del colegio.

Si es así, ¿cómo han conseguido unos resultados tan increíbles? ¿Por la calidad de los profesores?

Segunda clave del experimento: los tres profesores también fueron elegidos de forma aleatoria.

Entonces, ¿cuál es la razón que explica que estudiantes normales consigan resultados extraordinarios?

Se conoce como la ley de las Expectativas positivas. Esta ley afirma que tú consigues lo que esperas conseguir y lo que otros esperan que consigas.

Como el director esperaba lo mejor, los profesores también lo hicieron y se repitió, de nuevo, con los alumnos.

Si quieres sacar lo mejor de tu organización, tienes que:

1.- Esperar lo mejor de ti y tener la confianza suficiente para conseguirlo.

2.- Esperar lo mejor de los demás y darles la confianza para que lo consigan.

Por desgracia, esta ley también funciona en sentido contrario. Es decir, si esperas que alguien falle, fallará. Si no esperas demasiado de los que te rodean, es muy probable que los resultados sean mediocres.

La mejor fórmula para sacar lo mejor de nosotros mismos y de los demás es esperar mucho de todos y darnos la confianza que necesitamos para conseguirlo.

Salvador Figueros

Foto: marcopako / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment