≡ Menu

¿Publicidad o Credibilidad?

¿Reflexionas sobre esta cuestión cuando te planteas la promoción de tus productos o servicios? Si no lo haces, es momento de empezar a planteártelo.

Cualquier modelo de negocio se basa en tres conceptos básicos:

1.- Un mercado con una necesidad o problema que resolver.

2.- Un proveedor con un producto o servicio que cubre esa necesidad

3.- Una fórmula para promocionar el producto o servicio.

Para los que se encuentran en el tercer punto, es tiempo de tomar decisiones. Tienes un mercado hambriento y un producto dispuesto a saciar esa necesidad. Hasta ahí, todo bien. Ahora, tienes que decidir como vas a comunicárselo al mundo.

Afortunadamente, tienes un montón de alternativas. Aquí, sólo me voy a centrar en dos de las más conocidas: Publicidad y Relaciones Públicas.

En algún momento tendrás que decidir por cuál de las dos te inclinas. Cuando lo hagas, debes tener muy presente algunas de las características que acompañan a cada una de estas fórmulas.

Si apuestas por la publicidad:

a.- Rápida difusión: conseguirás llegar a un montón de gente en un abrir y cerrar de ojos. Dependiendo de cuál sea tu público objetivo, puedes utilizar la prensa, radio, vallas,… para dirigirte a tu mercado.

b.- Control absoluto: tú decides qué hacer, con qué medio y en qué momento. El pago de tu campaña publicitaria te da derecho a controlarla al 100%.

c.- Presupuestos altos: por lo general, este tipo de comunicación lleva aparejado unos desembolsos bastante altos (dependerá del medio elegido) que tendrás que valorar antes de tomar la decisión.

d.- Pérdida de credibilidad: la publicidad es comunicación pagada y tu mercado lo sabe. Esto quiere decir que cuando alguien ve un anuncio tuyo, sabe que no está ahí porque comunique información de interés o valiosa. Está ahí porque alguien ha pagado para que se vea. Los mensajes pagados, soportados sólo por el dinero, son menos creíbles.

En su lugar, si apuestas por las Relaciones Públicas tendrás:

a.- Difusión lenta: tendrás que ir contactando a los distintos medios, contarles tu noticia (información que pretendes que reflejen en sus soportes) y esperar a que, si entienden que tiene sentido, la publiquen. Es un proceso que puede ser lento y requiere mucho esfuerzo.

b.- Pérdida de Control: estás en manos de los diferentes medios. Si entienden que tu información es noticiable, la publicarán. En caso contrario, irá directamente a la papelera.

c.- Casi Gratis: ¿por qué digo que es casi gratis? Porque, más allá de lo que tengas que invertir en el material (cintas de video, brochures,…) que harás llegar a los medios (puede ser algo tan simple como un correo electrónico o carta con tu nota de prensa) no tendrás que gastar dinero.

d.- Gran credibilidad: las relaciones públicas son imbatibles en términos de credibilidad. La reflexión es muy simple: hay un medio que está comunicando a su audiencia tu información como si fuese una noticia propia de su contenido. ¿Te crees las noticias que lees en los periódicos, escuchas en la radio o ves en la televisión? La respuesta es sí. Y, en este caso, la noticia eres tú. Como te he dicho, IMBATIBLE.

Tendrás que considerar todos estos aspectos cuando tomes tu decisión. No hay elecciones buenas ni malas. Hay elecciones más o menos adecuadas dependiendo de las circunstancias y los objetivos.

Yo creo profundamente en las relaciones públicas y creo que sus resultados, aunque menos controlables, son muy potentes por la credibilidad que transmiten

En cualquier caso, analiza cuáles tus objetivos y opta por la publicidad, relaciones públicas o una combinación de ambas.

 

Salvador Figueros

 

 

Foto: telefrancais / Flickr

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment