≡ Menu

¿Qué Te Parece?

“¿Qué te parece?” no es la pregunta.

Tienes una idea nueva sobre tu producto, has diseñado un nuevo logotipo, crees que has dado con el eslogan perfecto,… Te diriges a alguien cercano y preguntas: ¿Qué te parece?

La intención es buena. La manera de hacerlo no. ¿Que qué le parece? Bien, mal, regular,… ¿Qué más da? Le parezca lo que le parezca su respuesta no tiene valor.

Si preguntas dentro de tu círculo, tendrás una respuesta dentro de tu círculo. Puede ser divertido, pero no te aporta mucho.

La pregunta es distinta. El destinatario también. ¿Qué le parecerá? Ésa es la pregunta. Qué le parecerá a tu mercado. Qué le parecerá a los que consumen tu producto. Qué le parecerá a todos los que de verdad se interesan por lo que haces.

Tu negocio tiene sentido por tus clientes. Sí, todo el mundo lo sabe, bla, bla, bla,… ¿Cuántos lo ponen en práctica? Seguro que no tienes que mirar muy lejos para contestar esta pregunta.

Pregúntale a tu mercado. Pregúntale a los que tienen las claves. Ellos te lo dirán. Ellos saben lo que quieren. Los demás no.

Tu mercado es generoso. Todos lo son. Si preguntas, obtendrás respuestas. Si no lo haces, te faltará información.

1.- Ellos saben porqué compran. Sólo ellos conocen qué es lo que les mueve a consumir un producto. Tu trabajo no es creer. Tu trabajo es descubrir porqué lo hacen. ¿No lo sabes? ¿No lo tienes del todo claro? Observa su comportamiento. Pregúntales.

2.- Ellos saben qué es lo que les gusta. ¿Amarillo o verde? ¿Grande o pequeño? ¿Rápido o lento?… No adivines. No tiene sentido. Te confundirás. Ellos lo saben y quieren compartirlo. Es su interés. Es el tuyo.

3.- Ellos saben cuándo lo quieren. ¿Ahora o más adelante? ¿Cuándo es el momento más adecuado? Cuando tu mercado esté preparado. El momento es importante. El momento puede marcar el funcionamiento de un negocio. ¿Es el momento? Funciona. ¿No es el momento? Cuidado.

4.- Ellos saben cómo lo quieren. El proceso influye. Cómo hagas las cosas puede tener repercusión en tu mercado. Algunos dicen que el proceso es parte del producto o servicio. Puede que tengan razón.

5.- Ellos saben

No te vuelvas loco. No seas demasiado científico. No utilices ninguna metodología que se coma tu objetivo. Tu intención es preguntar, escuchar y aprender. Hazlo.

Salvador Figueros

Foto: matt hutchinson / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment