≡ Menu

¿Qué Tengo Que Hacer Para Que Mi Negocio Deje De Ser Un Bebé?

¿Eres uno de esos emprendedores que ha conseguido sobrevivir a su primer año en el mundo de los negocios? ¡Enhorabuena! Has logrado pasar el primer corte. Eso no significa que ahora todo sea cuesta abajo, pero has dado un gran paso.

Según distintas estadísticas, el número de empresas que no supera su primer año está alrededor del 90%. Noventa de cada cien emprendedores no consiguen superar esta barrera.

Además, del 10% restante, los que consiguen este éxito momentáneo, sólo un 20 o 30% superan el segundo reto: los cinco años de vida.

Como ves, arrancar tu propio negocio y conseguir una cierta estabilidad está caro.

Aunque no existen fórmulas secretas, hay una serie de recomendaciones que merece la pena seguir si quieres alargar la vida de tu negocio:

1.- Mantén el compromiso. A lo largo de tu vida como emprendedor, tendrás momentos buenos y momentos malos. Prepárate para esos momentos menos buenos. Entiende que son parte del juego y no permitas que te hagan perder la concentración sobre tu objetivo: desarrollar tu negocio.

2.- No te disperses. Mantén el foco sobre la idea de tu negocio. Controla la ansiedad cuando sufras algún revés y no intentes buscar la solución a problemas coyunturales con líneas de negocio o ideas que tienen poco que ver con tu proyecto original. Si tu compañía (después de intentar gestionarla correctamente) no funciona, se cierra y punto. Pero no la mates antes de hora desarrollando cosas que no estaban en el guión.

3.- Olvida la burocracia. Cuando tu compañía vaya creciendo, sufrirás la tentación de burocratizarla, (normas exageradas, procedimientos innecesarios, protocolos fuera de lugar,…). Resístete e intenta mantener la agilidad de los comienzos. Crecer no tiene que ser sinónimo de burocracia. Hay que mantener el orden sin burocratizar y paralizar las operaciones de tu empresa.

4.- Céntrate en las ventas. Sí, aunque lo olvidamos en más ocasiones de las que deberíamos, los clientes son la razón de todo. Sin clientes no hay negocio. Los departamentos comerciales son la puerta de los ingresos de la compañía. Ellos son el 20 que te traerá el 80 de tus resultados finales (Pareto funciona, créeme). Centrarse en otro tipo de tareas es condenar tu compañía al fracaso seguro.

5.- Actúa con rapidez. Una de las grandes ventajas de los pequeños es que pueden tomar decisiones con más rapidez que los grandes. Que no te colapse la parálisis por análisis de los grandes. Piensa y actúa rápidamente. ¿Te confundirás? Sí, es inevitable. Todos se confunden: los que actúan rápidamente y los que no lo hacen. Pero, finalmente, avanzarás antes que el resto.

6.- Sigue formándote. Si hay pocas verdades incontestables, ésta es una de ellas. Fórmate constantemente. Conviértete en la referencia en tu campo. Marca distancias con tu conocimiento. Gánate la autoridad en tu terreno y serás la opción elegida por tus clientes.

7.- Piensa en el largo plazo. Esta es una carrera de maratón que no termina nunca. El corto plazo lo tendrás que gestionar con habilidad para seguir avanzando. El objetivo es estar siempre en el camino. Progresando. Desarrollando tu proyecto. Haciéndolo crecer.

8.- Empápate de tu negocio. Aunque vayas creciendo, no dejes de interesarte por todo lo que ocurre en tu negocio. No intentes ser un experto en todo (no funciona, para eso hay especialistas), pero trata de entender como funcionan los distintos departamentos.

9.- Rodéate de la gente adecuada. Aunque seas el superman de los negocios, habrá un momento (será buena señal) en el que el propio desarrollo de tu compañía te exigirá la incorporación de nuevas personas. Hazlo. No tengas miedo. Pero intenta que todos los que se vayan subiendo a este tren se contagien de tu espíritu y compartan la ilusión por conseguir algo más allá de su salario.

10.- Diviértete. Sí, la vida es muy corta como para no divertirte o, por lo menos, intentarlo. A menos que seas masoquista, las cosas se hacen porque nos hacen sentir mejor, porque nos divierten. Los negocios no son distintos. Sí, hay que ganar dinero y eso puede ser fantástico. Pero dinero sin diversión es mucho menos dinero. Valóralo.

Como te he comentado al principio, no es fácil arrancar un negocio y mantenerlo. Además, no hay fórmulas milagrosas. Pero sí puedes seguir estas recomendaciones que han hecho que otros muchos en tu situación lo hayan conseguido.

El contenido de estas reflexiones no es ciencia infusa. Es más, es bastante intuitivo. Lo que no lo es tanto es el respeto a las mismas. De poco sirve lo que hay que hacer si luego no lo haces.

Escríbelas en un lugar visible y repásalas todos los días. Sólo así te asegurarás de tenerlas siempre presente en tus actuaciones y le darás a tu negocio lo que se merece: larga vida.

Salvador Figueros

Foto: CharlotteSpeaks / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment