≡ Menu

¿Tienes Miedo A Fracasar?

¡Enhorabuena! Eres uno más del grupo. Sí, siento comunicarte que no estás sólo. Somos unos cuantos los que hace tiempo que pertenecemos a esta pandilla.

De todas formas, no debe preocuparte demasiado. El miedo no es malo. Te diría que forma parte de nuestra naturaleza y en muchas ocasiones funciona como un mecanismo de defensa que puede serte de mucha utilidad.

Deja que me explique. Por lo general, cuando estamos a punto de tomar una decisión de peso, el miedo suele hacer su aparición. En ese mismo instante, empezamos a preguntarnos qué pasará si, una vez tomada la decisión X, las cosas no van como esperamos. ¿Y, si esto no funciona, entonces qué?

Esa es una buena pregunta, pero también es un buen pie para que reflexionemos con tranquilidad sobre la decisión que vamos a tomar.

Es decir, si sabemos como utilizar ese momento de miedo para madurar nuestra reflexión y llenarnos de argumentos que refuercen nuestra decisión, estaremos haciendo un buen uso del miedo.

Entendido de esta manera, te puede servir para actuar con moderación, preparar un plan B, controlar la ansiedad, proceder con precaución, estar preparado para todo…

Como puedes ver, el Miedo sirve para un montón de cosas. En cualquier caso, lo peor que te puede pasar es que, al final, tu decisión no salga como habías planeado. ¿Y qué? Si hiciste buen uso del miedo y controlaste tus impulsos, seguro que, sea cual sea el resultado de esa decisión fallida, te recuperarás. Recuerda que el Miedo te obligó a pensar en esa posibilidad y en una posible solución.

Por otra parte, los que no tienen miedo suelen caer dentro de la categoría de los imprudentes vocacionales. Este es un estado mental poco recomendable en cualquier caso, pero, especialmente, cuando tus decisiones tienen que ver con los negocios y pueden afectarte el bolsillo.

Como conclusión, no dejes que el miedo te paralice. Aprovecha el momento de reflexión al que te invita y sácale el máximo partido.

Además, los éxitos con fracaso de por medio suelen ser grandes éxitos. La medida de tus fracasos también te da la medida de tu esfuerzo y la dimensión del éxito que persigues.

A partir de ahí, relájate, disfruta y cuando aparezca el miedo ya sabes lo que tienes que hacer.

Salvador Figueros

Foto: Jordan Pérez Órdenes / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment