≡ Menu

¡El Lado Oscuro de la Tecnología!

La tecnología está aquí para quedarse. Mejora nuestros resultados y aumenta la rapidez con la que los conseguimos. No aprovecharse de la tecnología es un gran error. No utilizar la tecnología te deja fuera de juego.

Pero la tecnología tiene su lado oscuro. No funciona siempre. En una de mis últimas sesiones, he visto como aumentan las consultas de la blackberry durante el tiempo de formación. Todos consultan su pequeña pantalla constantemente. Esperan que lleguen emails y emails. Quieren más contenido. Quieren estar conectados.

¿Tiene sentido? Cada uno puede pensar lo que quiera, yo creo que no. Sencillo, si hay algo más interesante que lo que estás haciendo en este momento, hazlo. Si no es así, no disperses tu atención. La tecnología es un acelerador del conocimiento. ¿Tienes conocimiento? Funciona. ¿No tienes conocimiento? No hay nada que acelerar.

Sacar el máximo partido a la tecnología es importante. Para conseguirlo, debes evitar su lado oscuro. El lado en el que la tecnología resta, entorpece y confunde. A continuación tienes algunos comentarios que te pueden ayudar.

1.- Utiliza sólo la tecnología que necesitas. La tecnología no es un juguete. Es una herramienta. Cuando es un juguete, tiene otros objetivos. No está mal, pero es otra cosa. Identifica cuáles son tus necesidades y busca la tecnología que te ayuda a cubrirlas. Ni más, ni menos. La que te permite resolver tus problemas de forma rápida y barata. Lo demás es diversión y no tiene porqué ser productivo.

2.- Utilízala cuando tiene sentido hacerlo. No apliques tecnología a situaciones que no lo necesitan. Hay situaciones sencillas que tienen soluciones sencillas. ¿Es rápido y eficaz hacerlo de otra forma? Hazlo. No es importante ser tecnológico. Es importante cubrir tus necesidades de la manera más sencilla.

3.- Utilízala como apoyo. Puedes hacer más (y mejor) de lo que estás haciendo o puedes hacer más de otras cosas al mismo tiempo. La primera alternativa es correcta. La tecnología funciona como apoyo. Te ayuda a sumar. La segunda alternativa no funciona. Es la trampa de la productividad. Crees que puedes hacer más cosas al mismo tiempo. El resultado es distinto. Haces menos (y mal) de todo. La tecnología te distrae.

Hay tres tipos de personas: las que utilizan la tecnología, las que no la utilizan y las que la utilizan mal pensando que lo hacen bien.

Los primeros le sacan el máximo partido. Los segundos son coherentes, pero están a otro nivel. Hay una distancia que sólo podrán cubrir cuando incorporen la tecnología. Pero los terceros están en terreno de nadie. Creen que compiten en el grupo de los primeros, pero es muy probable que no consigan los resultados de los segundos.

La tecnología te puede aportar mucho, pero tienes que utilizarla con sentido. Eso es todo lo que tienes que hacer.

Salvador Figueros

Foto: Marshed / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment