≡ Menu

¡Hacerlo Todo No Es El Objetivo!

¿Cómo funcionan los problemas? La secuencia natural es: tengo un problema, hay que buscar “la solución más rápida”. Debería ser: tengo un problema, hay que buscar “la solución más adecuada”.

No es lo mismo. Pueden parecerlo, pero no lo son.

Cuando buscas “la solución más rápida”, aparece un sentido de urgencia. La urgencia puede estar bien. En ocasiones disparala acción. Te pone en funcionamiento. En otras te confunde. No te deja tomar las mejores decisiones.

“Las soluciones rápidas” te invitan a hacerlo todo. No piensas demasiado. El objetivo es solucionarlo ya.

Cuando buscas “la solución más adecuada”, es diferente. Entiendes que hay alternativas. Rápidas, lentas, mejores, peores, ambiciosas, modestas,… No todas valen. Tu reflexión es: ¿cuál es la alternativa que mejor encaja en este momento? Ésa es la “solución más adecuada”.

“La solución adecuada” no pasa porque lo hagas todo. Quizá sí. No lo sé. Ésa posiblemente es una de las alternativas que has valorado. Si encaja, adelante. Si no, fuera.

El objetivo de buscar soluciones es encontrarlas. Hacerlo todo no es el objetivo. Encontrar “la solución más adecuada”, sí.

 

Salvador Figueros

Foto: phillippe leroyer / flickr

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 6 comments… add one }

Leave a Comment