≡ Menu

¡Intentarlo o No Intentarlo. Ése es el Dilema!

Wayne Gretzky es uno de los mejores jugadores de la historia de la NHL (National Hockey League) de Estados Unidos y Canadá. Durante el tiempo que jugó, batió todas las marcas.

La gente le recuerda por conseguir 40 récords en temporadas regulares, 15 récords en los playoff,… y por dejarnos una de las frases más interesantes de los últimos tiempos: “Fallas el 100% de los tiros que no intentas”.

¿Tiene razón Gretzky? ¿Lo intentas el suficiente número de veces o tienes miedo de que las cosas no salgan como habías pensado?

La frase de Gretzky te invita a intentarlo. Te invita a probar cosas nuevas. ¿Por qué? Porque lo peor que  te puede pasar si lo intentas y fallas es que:

1.- Te quedes donde estabas. Eso es todo. Si lo intentas y fallas no pasa nada porque no vas a empeorar tu situación. ¿Captas la fuerza de la reflexión? ¿Por qué no vas a hacerlo si no pierdes nada intentándolo? ¿Qué sentido tiene no hacerlo cuando no pierdes nada y puedes ganarlo todo?

¿Miedo? El miedo sólo aparece cuando hay riesgo. ¿Cuál es el riesgo de intentarlo? Ninguno. En el peor de los casos, te quedarás donde estabas.

2.- Ganes confianza. Sí, la confianza se gana por atrevimiento. Atrévete a hacer cosas y cada vez te sentirás más seguro. Si lo intentas y lo consigues, ¡fantástico! Si lo intentas y no logras tu objetivos, ¡fantástico! ¿Por qué? Porque te habrás demostrado a ti mismo que eres capaz de intentarlo.

Lo puedes hacer. Ahora no ha salido. No pasa nada. Ya saldrá en siguiente intento o en el siguiente o en el siguiente… Nadie dice que conseguir tus metas sea fácil. Pero si no lo intentas, es imposible.

3.- Descubras lo que no funciona. Cuando uno lo intenta y no salen las cosas, puede ser por dos motivos:

a.- No lo has intentado con suficiente pasión.

b.- No has seguido el camino adecuado.

Si tus ganas son las adecuadas, es probable que te hayas confundido de camino. Perfecto. Ya sabes que por ahí no vas a llegar a ningún sitio. Lo descartas y pruebas otras alternativas.

4.- Aprendas. Siempre que actúas aprendes. Aprendes de los aciertos. Pero también aprendes de los errores. Dejas de aprender cuando dejas de actuar. Entonces… actúa, actúa, actúa…

Haz caso a Wayne Gretzky. Él lo intentó y lo consiguió. Era un superdotado para el hockey sobre hielo. Pero seguro que no habría llegado muy lejos si no se hubiese atrevido a intentarlo una y otra vez.

Si él  y muchos como él lo han hecho, ¿por qué no lo vas a hacer tú?

¿Qué te impide intentarlo más veces?

Salvador Figueros

Foto: Like_the_Grand_Canyon / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment