≡ Menu

¿Cómo Te Pueden Ayudar Los KPIs En Tu Negocio?

KPIs es un acrónimo inglés que significa “Key Performance Indicators” (Indicadores Clave de tu Negocio).

La primera vez que tuve que trabajar con ellos fue en una campaña de publicidad. Nos sentamos con nuestro cliente y definimos a priori cuáles iban a ser los indicadores clave de la campaña. Los que nos iban a decir si la campaña había dado los resultados esperados o no.

Los KPIs no se utilizan sólo en publicidad. Los KPIs se utilizan en todos los ámbitos.

¿Para qué sirven los KPIs?

Todos los negocios que quieren ser serios en su gestión trabajan con KPIs. Los definen con antelación y gestionan su día a día para alcanzar las referencias marcadas.

Los KPIs tienen dos funciones. Por una parte, sirven de objetivos. Primero, identificas los elementos que tienen mayor influencia en el desarrollo de tu negocio. Después, fijas el nivel que quieres alcanzar en cada uno.

También actúan a posteriori. Cuando todo ha terminado, te ayudan a evaluar. Muestran las diferencias entre el resultado final y el esperado. Te invitan a reflexionar sobre lo ocurrido.

La cantidad es importante

¿Cuántos KPIs necesitas? ¿Qué KPIs son suficientes para darte la información necesaria? Aquí tienes que andar con cuidado. La tendencia natural es la de llenar tu cuadro de mandos con tantos números como te sea posible. Cuantos más números mejor. Cuantos más números más seguridad.

Las cosas no funcionan así. Una buena gestión no pasa por rellenar tu sistema de información con números. ¿Son importantes? Seguramente. Pero en este caso, menos es más. En este caso, la claridad y facilidad de la información está por encima de la cantidad. Elige tan pocos como te sea posible. Cuesta hacerlo, pero merece la pena.

Busca la magia de la sencillez

Pensamos de otra manera. Pensamos que cuanto más elaborado sea un indicador más información de valor nos puede aportar. Nos gustan los indicadores complicados. Son más sofisticados y aportan más glamour a nuestra gestión. Pero glamour no es sinónimo de eficacia.

Las cosas sencillas son mágicas. Tienen la virtud de aportar mucho con poco. Todo lo sencillo va directo al corazón del asunto. No hay nada artificial. Sólo contenido. Contenido del bueno. Tus indicadores deben ser sencillos. Deben hablar de lo que importa. No necesitas nada más.

Tus KPIs son críticos

Crítico es crítico. Crítico es sólo aquello que afecta directa y definitivamente a tus ingresos. Crítico es lo que te hace ganar o perder dinero. Lo demás no es crítico.

Cada negocio es diferente. Cada negocio tiene sus propios elementos críticos. El tuyo también. Repasa tranquilamente el proceso de tu negocio. Analiza cada uno de los pasos que tienes que dar hasta que ingresas un euro. Marca en rojo por donde crees que se puede ir el dinero. Esos son tus KPIs.

Diferenciar tiene sentido

Cuidado con las confusiones. Tus indicadores financieros son una cosa y tus KPIs son otra. Sí, también puedes llamar KPIs a tus indicadores financieros, pero el sentido es distinto.

Recuerda, tus KPIs son los elementos críticos que te hacen ganar o perder dinero. Tus indicadores financieros son siempre el resultado de tus operaciones. Tus indicadores financieros dependen del nivel de KPIs alcanzado.

Se puede gestionar un negocio sin KPIs, pero es complicado. No es probable que tengas buenos resultados. Los indicadores clave te ayudan. Te marcan el camino y te avisan de las desviaciones.

Pregúntate hasta qué punto quieres gestionar tu compañía a ciegas. Eso te dará una idea de la necesidad de fijar los KPIs de tu negocio.

Salvador Figueros

Foto: cambodia4kidsorg / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: