≡ Menu

¿Eres de los que Necesitan Dinero para Montar un Negocio?

“No Tengo Dinero” ¿Es tu caso? Mucho me temo que eso nos pasa a casi todos, pero no por ello vas a dejar de pelear por tus sueños. De todas formas, tu dinero vale tanto como tu es­tado de ánimo. Si andas bajo de moral, cualquier cantidad te parecerá inalcanzable. Si, por el contrario, te encuentras muy motivado y concentrado en lo que quieres conseguir, el dinero no será un impedimento para emprender lo que te apetezca.

A continuación, te voy a dar una serie de consejos para que puedas olvidarte del dinero y lanzar tu compañía con muy pocos recur­sos:

1.- Compagina tu trabajo tradicional con el lanzamiento de tu negocio: al principio, es recomendable que mantengas tu trabajo mien­tras intentas lanzar tu compañía y realizar las primeras ventas. Cuando alcan­ces un mí­nimo de ingresos, te podrás plantear dejarlo.

2.- Comienza ofreciendo servicios: a diferencia de los productos, los ser­vi­cios no hay que producirlos físicamente ni se almacenan, basta con pres­tar­los cuando lo solicitan los clientes. Cuando tu modelo de negocio ba­sado en la prestación de servicios esté lo suficientemente desarrollado, te podrás plantear la fabricación de productos y distribuirlos (ejemplo: un profesional que ofrece servicios de consultoría y que escribe y edita libros, vi­deos, CDs, etc. que completan su negocio).

3.- Empieza con un tamaño reducido: establece objetivos modestos y re­alistas cuando lances tu negocio. Recuerda dar un paso cada vez. El ritmo de crecimiento te lo va a marcar el ritmo de tus resultados. No reali­ces esfuer­zos innecesarios que puedas pagar más tarde.

4.- Trabaja sólo: si tu negocio lo aguanta, comienza las operaciones tú sólo. Si necesitas ayuda, contrátala a un proveedor, pero evita incorporar a nadie hasta que sea realmente imprescindible y te lo puedas permitir.

5.- Concéntrate en generar liquidez (caja): en los primeros momen­tos, tu objetivo más importante es generar dinero líquido (caja). Ahora, los benefi­cios, la cuota de mercado, el número de clientes, etc. son objetivos que pasan a un segundo plano. Lamentablemente, los beneficios no cobrados no pagan las facturas. Los cementerios están llenos de pequeños nego­cios con beneficios que no generaron dinero líquido para pagar a sus proveedores.

6.- Externaliza lo que no es crítico y requiera inversión: concén­trate en lo que son tus capacidades más importantes y deja que otros hagan lo que sa­ben hacer mejor y por menos dinero de lo que tú lo harías.

7.- Monta tu despacho en casa: ya tendrás tiempo de buscar unas ofici­nas llenas de glamour cuando tus resultados hayan crecido lo sufi­ciente. Ahora, toca ahorrar y para conseguirlo no hay nada mejor que un rin­cón de tu casa adaptado para la ocasión. Te puedo asegurar que una pe­queña mesa, una impresora multifunción (impresora, escáner, fax y copia­dora), un ordena­dor, una PDA y una conexión a Internet obran mila­gros.

8.- Utiliza el boca a boca como fórmula publicitaria: ofrece el me­jor ser­vicio imaginable a tus primeros clientes, hazlo de forma dife­rente y dales una historia interesante que contar a sus amigos. Si lo consi­gues, tendrás la mejor publicidad a la que puedas aspirar a coste cero.

Como puedes ver, hay ideas más que suficientes para que empieces a pensar que la falta de dinero no puede ser una excusa para no montar tu propio nego­cio.

Ahora, sólo queda actuar.

Salvador Figueros

Foto: Public Domain Photos / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment