≡ Menu

¿Qué es una marca personal?

Tú eres una marca personal. Todos somos nuestras propias marcas personales. Aunque no lo sepas todos nosotros con nuestras actuaciones y formas de comportarnos vamos construyendo nuestras propias marcas, de forma que, cuando alguien habla de ti, todos los que te conocen son capaces de tener una idea en la cabeza que representa todo lo que les inspiras.

La marca personal puede ser una magnífica herramienta de marketing si la trabajas adecuadamente. Una buena gestión de tu marca personal influye positivamente sobre la imagen que otros tienen de ti. Esto se consigue contándoles a los demás quién eres, qué haces y qué es lo que te hace único y te diferencia de los demás.

Piensa en los siguientes nombres: Amancio Ortega, Warren Buffet, Steve Jobs, John McEnroe, Michael Jordan, etc. Todos y cada uno de ellos son una marca personal fantástica:

Amancio Ortega es el selfmade man español. El genio de los negocios que salió de la nada.

Warren Buffet es sinónimo de finanzas. Uno de los hombres más ricos del mundo y un auténtico mago del dinero.

Steve Jobs será recordado como uno de los grandes innovadores de nuestro tiempo y, por supuesto, como el hombre que fundó Apple.

John McEnroe, tenista genial y polémico que protagonizó todo tipo de espectáculos (deportivos y extradeportivos) en las pistas de tenis.

Michael Jordan es baloncesto. El jugador de baloncesto más genial de la historia. El único que se podía suspender en el aire y quedarse allí colgado.

Como ellos, hay mucho más, pero todos comparten una marca personal potente que transmite su diferencia y mantiene su imagen en el recuerdo de todos.

¿Cuál es la diferencia entre ellos y otras personas? La principal diferencia en términos de marca es que mientras que la marca de estos personajes es fuerte, consistente y perdura en el tiempo, la de otras personas es débil y poco conocida porque no se ha comunicado suficientemente o porque no tiene atributos lo suficientemente atractivos como para que quede en el recuerdo de muchos.

¿Para qué sirve tu marca personal? Para influir. Tu marca personal tiene una influencia decisiva sobre la percepción que tienen de ti las personas que se mueven en tu entorno. En la medida en que esa influencia es positiva, te facilitará el logro de muchos de tus objetivos. El mecanismo también funciona en sentido inverso. Cuando no has conseguido construir una imagen adecuada, tu marca se encargará de levantarte más barreras de las que puedas imaginar.

Si quieres que tu marca personal te coloque en esa situación de privilegio debes construir una imagen que haga que otros te perciban como diferente, auténtico y superior.

1.- Diferente: si eres diferente, te alejas de lo corriente y te acercas a lo excepcional. La gente recuerda las cosas extrañas que le suceden, las personas sobresalientes que conocen, los libros distintos que leen. Si eres diferente te aseguras el recuerdo y, por lo tanto, todo lo que hagas tendrá mayor repercusión. Los que no son diferentes tienen más problemas para que sus hechos sobresalgan.

2.- Auténtico: las marcas que no son auténticas terminan desmoronándose como cualquier otro montaje. Tu marca debe ser auténtica. Debes construirla sobre tus principios, valores y creencias. La autenticidad de tu marca te asegura su coherencia y consistencia. Además, si eres auténtico, te habrás ganado la credibilidad de todos.

3.- Superior: uno de los objetivos de tu marca personal consistirá en situarte en una posición de liderazgo en el campo en el que actúas. En el momento en que alcanzas ese estatus de superioridad, eres visto por todos (los que te conocen y los que no) como una autoridad en la materia. A partir de ahí, te has ganado su admiración y la posibilidad de promover tus productos y servicios más fácilmente.

Como ves, la marca personal te puede aportar muchos beneficios en el mundo de los negocios, pero no es una herramienta que se ciña únicamente a ese ámbito. También, tiene los mismos efectos cuando trabajas para terceros (gestión de tus relaciones e imagen en la empresa para la que trabajas) y en tus relaciones personales (familia, amigos, etc.)

Al inicio de este blog, te decía que la marca personal puede ser una herramienta de marketing muy poderosa. Es absolutamente cierto. Utilízala correctamente y sácale el máximo partido, pero nunca, nunca engañes ni manipules. Recuerda que si eres auténtico te ganaras el respeto y la credibilidad de todos. Si, además, eres superior porque has trabajado duro y te has preparado todos te admirarán y si tu comportamiento, lo que haces y lo que dices, es diferente quedarás en el recuerdo de todo el mundo.

Foto: Roger Chang / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment