≡ Menu

¿Quién Mató a David Manning?

Si te gusta el cine y vives en Estados Unidos, has tenido la oportunidad de leer a David Manning.

Manning es uno de los críticos de cine más reputados. Sus artículos son brillantes. Sus críticas dan en el clavo. Todo lo que dice David Manning sobre una película tiene interés.

¿Qué película ver? David Manning es la respuesta. ¿Qué recomienda? ¿Qué dice? Si aparece un extracto de una de sus críticas en la publicidad de un estreno, es sinónimo de calidad. David Manning es la referencia.

Todo esto está muy bien. Manning es un tipo increíble. Manning acierta siempre. Lamentablemente es falso.

El famoso crítico de cine del “The Ridgefield Press” no existe. Es humo. Un fraude. Aire.

David Manning es el producto de la imaginación de dos directivos de Sony Pictures. En julio de 2000 tuvieron la fantástica idea de inventar un crítico de cine falso. ¿El objetivo? Hablar maravillas de las películas de Sony (Columbia Pictures). ¿El resultado? Discutible.

Mentir no es bueno en general. Tampoco es bueno en temas profesionales. ¿Por qué? Por muchas razones, pero además…

1.- Porque terminan cogiéndote. Sí, antes o después dan contigo. No lo dudes. Pueden tardar más o menos, pero al final cazan la mentira. En el caso de Manning, fue un reportero de Newsweek (John Horn) quien lo descubrió por casualidad mientras trabajaba en un artículo para su revista. Es igual. Por casualidad o no, al final todo sale.

2.- Porque machaca tu imagen. Tu marca cuesta mucho construirla. Esfuerzo, inteligencia y constancia. Elegir los valores adecuados. No confundirte. Ser auténtico y transmitir credibilidad. Estrategias como la de David Manning van contra todo esto. Cuando se descubren, son noticia. Su mala notoriedad se come tu marca.

3.- Porque no es consistente. ¿Alguien cree que puede construir su éxito sobre la mentira? ¿Cuánto tiempo durará ese éxito? ¿Qué tipo de consistencia tendrá? ¿Los consumidores son tontos? ¿No tienen criterio? ¿Pueden ver malas y malas películas con buenas recomendaciones y no cuestionarse nada?

4.- Porque te cuesta dinero. Sony Pictures cerró un acuerdo para pagar 5$ a todos los que fueron a ver sus películas en aquellas zonas donde se publicaron sus anuncios con las críticas de Manning. El coste total de las indemnizaciones más las multas alcanzó los 2 millones de dólares.

5.- Porque está mal. No se necesitan muchas más razones. Las cosas tienen límites. A veces pensamos que no, pero los tienen. Aquí no vale todo. No vale David Manning ni ninguna otra estrategia similar (hay muchas parecidas pero son menos atrevidas).

David Manning murió el día que John Horn lo descubrió, pero no fue el reportero de Newsweek quien le mató. A David Manning le mató la mentira. La misma mentira que lo creó. La mentira que mata tantos negocios.

Sé auténtico. Monta un negocio auténtico. Cuenta cosas auténticas de tu negocio. A la gente le gusta lo auténtico. ¿No es perfecto? Bueno, nadie lo es.

 

Salvador Figueros

Foto: Thomas Hawk / flickr

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 6 comments… add one }

Leave a Comment