≡ Menu

¿Web 2. quéeeeee…?

Hace algún tiempo, en un MBA en el que colaboro, estaba revisando un caso de marketing directo en Internet. Siempre que realizamos este caso, suelo preguntar a mis alumnos qué tipo de servicios online utilizan. Esta pregunta ha tenido distintas contestaciones a lo largo del tiempo. Pero es evidente que las mismas han ido evolucionando en un único sentido: cada vez más, más alumnos (más personas), utilizan más servicios online.

Esta tendencia no tiene nada de raro. Es obvio que Internet es una realidad incontestable y que con el tiempo se irán incorporando casi todos. Por ese motivo, me sorprendió que, en uno de los últimos seminarios, uno de los alumnos (abogado) me dijera que eso de Internet le parecía bárbaro pero que él, excepto el correo electrónico y algunas consultas, no utilizaba la Web para casi nada.

Mucho me temo que, desgraciadamente, no es una opinión aislada y que, todavía, hay más gente de la que podemos imaginar que piensan que Internet es interesante para algunas cosas, pero no resulta imprescindible.

Lo siento y siento que haya profesionales que piensen de esta manera. Respeto a todos pero no puedo dejar pasar la oportunidad de decir alto y claro que están confundidos. Es curioso que una opinión de este estilo la haya pronunciado un profesional del sector servicios (abogado). Si la red es una potente herramienta para cualquier sector, lo es doblemente cuando hablamos de servicios. La información, los intangibles y, básicamente, todo lo que se puede contar y no es necesario tocar, funcionan de miedo en Internet. Además, hoy ya no podemos decir que Internet es un campo reservado para las grandes compañías. La democratización de la tecnología ha hecho posible que cualquiera, sin grandes conocimientos, tenga la posibilidad de tener presencia en la red.

En cualquier caso, me gustaría recordar a todos a los que todavía les puede quedar alguna duda que Internet no es el futuro. Internet es YA y el que no termine de verlo corre el riesgo de perder un tren que va a una gran velocidad. Y digo que Internet es YA y para todo el mundo porque son tantos los beneficios que aporta que no hay mucho lugar para el debate. Échale un vistazo a los que te detallo a continuación y reflexiona sobre ellos:

1.- Si estás en Internet, estás en el mundo. Es fascinante pero es así. Basta con un click para que cualquier cliente o potencial cliente del mundo acceda a tu oficina online. Nos puede parecer una obviedad a los que llevamos tiempo trabajando y utilizando Internet, pero este cambio respecto al pasado es una revolución de un calibre inimaginable.

2.- Si estás en Internet, estás disponible a todas horas. Sí, 24 horas al día, 365 días al año. Compáralo con tu oficina física (offline) y analiza las ventajas. Disponible a todas horas para que, cuando tu cliente tenga la necesidad de tus servicios o productos, acceda sin problemas.

3.- Si estás en Internet, reduces costes de gestión. Una de las maravillosas ventajas de las páginas Web es que te permiten automatizar una parte muy importante de tus operaciones. Los procesos se repiten sistemáticamente y hay una tecnología por detrás que los soporta sin necesidad de que intervengan las personas. Consistencia, seguridad y ahorro son algunas de las características de tu presencia online.

4.- Si estás en Internet, ahorras costes de marketing. El mundo online ha supuesto una revolución desde el punto de vista de la comunicación. Lo que antes costaba un dinero en términos de producción (catálogos, mailings, etc.), ahora lo puedes hacer por dos duros gracias al soporte electrónico. El precio de una campaña de emailing (correos electrónicos dirigidos a una lista de suscriptores que han dado su consentimiento para recibir tu información), un catálogo electrónico o cualquier otro elemento de comunicación que puedas colgar en tu Web y que tus clientes se puedan descargar no tiene nada que ver con los costes que tendrías que asumir si tuvieses que enviarlos físicamente (papel, correo, gestión,…).

5.- Si estás en Internet, transmites una imagen profesional de tu negocio. En la medida en que tu presencia en la red sea la adecuada y la apariencia y contenido estén a la altura de las exigencias, la imagen de tu compañía saldrá reforzada ante los ojos de tus clientes. Mejor imagen, más y mejores clientes y, por lo tanto, más ingresos.

6.- Si estás en Internet, tu comunicación es mucho más flexible. Aprovecha la increíble oportunidad que te ofrece Internet para poder actualizar en cuestión de segundos tu imagen y tu contenido. Piensa en el tiempo que necesitarías para poder poner en marcha cualquier material que tuvieses que publicar y distribuir en el  mundo físico. Lo ves claro, ¿no?

La lista podría continuar y continuar (mucho se ha dicho y escrito sobre el tema), pero creo que con lo que he apuntado es suficiente. Si todavía quedan rezagados que piensan que todo esto no va con ellos, sólo tienen que mirar a su alrededor y ver que es lo que está pasando. Unas cuantas palabras claves tecleadas en un buscador sobran para ver qué es lo que están haciendo otros por ahí y lo cierto es que ya hay muchos haciendo muchas cosas en muchas partes del mundo. Si quieres ser uno de ellos será mejor que te pongas al día, cojas el rebufo de los más adelantados y disfrutes de lo que ya hay y de lo que está por llegar. AHORA.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment