≡ Menu

3 Preguntas Que Te Ahorrarán Mucho Tiempo

¿Utilizas correctamente tu tiempo? El tiempo es dinero (Benjamin Franklin). Cada vez que no lo utilizas correctamente lo estás tirando a la basura.

Hay algunos que piensan que si planificas demasiado te conviertes en un burócrata. Pertenecen al tipo Actúo-Ya. Este tipo es agresivo. Vive dominado por el impulso constante. Por lo general, su falta de planificación hace que todo sea un poco caótico. Son felices pensando que todo su impulso y ocupación se traduce en productividad.

Luego está el otro tipo. El tipo reflexivo. Éste planifica hasta la saciedad. Compara planificaciones y decide. “¡Eh,…espera! A lo mejor si utilizo de otra forma mi tiempo le puedo sacar más partido”. Otra planificación. Está bien, pero viven en una contradicción: utilizan para planificar el tiempo que pretenden ahorrar ¿?

Finalmente está el tipo sensato. El que se encuentra entre los dos anteriores. Éste no se vuelve loco con el impulso ni hace más de una planificación. Simplemente, se hace 3 preguntas cuando se plantea cómo utilizar su tiempo:

1.- ¿Por qué voy a hacer esto? ¿Cuál es el objetivo? No te dejes llevar por la inercia o por el calor del momento. Si no sabes muy bien porqué estás haciendo algo, no lo hagas. Ya está. No hay que darle más vueltas. Las cosas sólo tienen sentido cuando sabes porqué las haces. Así, descartarás de entrada todo lo que no merece la pena.

2.- ¿Si no lo hago, qué pasa? Qué cantidad de tiempo te habrías ahorrado si te hubieses hecho más a menudo esta pregunta. El gran riesgo de contestarla es que te des cuente de que no pasa “Nada”. Entonces, si no pasa Nada, ¿por qué tengo que hacerlo? No, no tienes que hacerlo. De esta manera, aplicas un filtro para ir eliminando lo que no es relevante.

3.- ¿Qué prioridad le asigno? Ya has decidido que lo que vas a hacer merece la pena. Ahora, sólo tienes que ordenarlo. Compara su importancia con la cola de temas pendientes. Encuéntrale el hueco adecuado y planifícalo. Ahora, sólo te queda ir realizando todo lo que has planificado. Con esta última pregunta, te aseguras hacer primero lo primero. Lo realmente importante. Si luego queda tiempo, fantástico, seguimos con el resto.

El siglo XXI es un siglo complicado. Hay más cosas que ver. Más cosas que leer. Más cosas que oír. Todo va mucho más deprisa. Si no quieres perderte nada de lo que realmente interesa, aprende a organizar tu tiempo siguiendo las tres preguntas que te he comentado. Tu día a día te lo agradecerá.

¿Tienes alguna otra pregunta que nos ayude a organizar nuestro tiempo?

Salvador Figueros

Foto: Colin_K / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment