≡ Menu

Atractivo gana a bueno cuando…

“¿Por qué tengo que gastar un euro en la imagen de mi compañía? Los recursos son escasos. En eso consiste la economía, en gestionar los recursos escasos. Hay otras opciones que me pueden aportar más”.

La reflexión está ahí. Al final, sólo estamos hablando de imagen. De formas, colores, símbolos,… De todo lo que lo soporta. Al final estamos hablando de algo que es difícil medir, tocar, dimensionar.

Entonces… ¿Por qué? ¿Por qué invertir?

Cuesta hacerse una idea. Es demasiado teórico. Imagen frente a producto suele perder. Imagen frente a organización suele perder. Imagen frente a operaciones suele perder… Imagen suele perder frente a casi todo.

Lo intentas visualizar, pero no funciona. Un producto funciona. La imagen no. El producto es tangible. Puedes imaginar que interesa. Tu mercado lo puede utilizar. Hay valor en él. La imagen es sólo algo agradable.

No invierto.

Bueno, es coherente, pero si no inviertes no pasas el corte. Ése es el peligro de la imagen. No pasar. Quedarte a puertas de… No seguir.

El mecanismo es sencillo. Funciona igual en todos los sitios. Si tu imagen no es buena, no hay segundo paso. Cuesta entenderlo. Tienes un gran producto. Sí, es probable, pero no hay segundo paso.

¿Por qué? Porque atractivo siempre gana a bueno cuando lo que no se ve no se conoce.

Salvador Figueros

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 3 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: