≡ Menu

Cerveza y Wifi, una extraña pareja

Cerveza y Wifi es una combinación extraña.

En Japón, alguien ha creído que pueden encajar. Este año han distribuido 1.000 máquinas de vending con cerveza y wifi. Muchas más previstas para los próximos años.

¿La idea? Vender cerveza. Además, ofrecer a compradores y no compradores 30 minutos de conexión wifi gratis.

Una máquina de vending de cerveza encaja. Es familiar.

El wifi es más complicado. El modelo necesita más argumentación. Treinta minutos de conexión gratuita. Bien…

¿El negocio? Descargar una página de inicio con la oferta comercial de la zona. Idealmente, patrocinada por los comerciantes locales.

Primero es el producto

Es una buena idea hacer variaciones. Cuando lo haces, consigues nuevas versiones. Se crean nuevas oportunidades.

Si vendes bebidas en tus máquinas de vending,…¿por qué no vender snacks? Es otra opción. Tiene sentido. Encaja con la idea original.

Tienes sed. Te acercas a una máquina de vending. Solucionas tu necesidad. Tienes hambre. Te acercas a una máquina de vending. Haces lo mismo.

Cuando las cosas encajan puedes replicar el negocio.

Después la categoría

Si el modelo funciona, se puede experimentar. ¿Cuál es el problema? Si no haces cosas nuevas, es complicado avanzar.

Vendes bebida, snacks, sándwiches,… Tus clientes lo aceptan. Se han acostumbrado. Ahora puedes ir un poco más allá. Puedes introducir nuevas categorías.

Es un experimento pero puede dar resultado. Al final, el vending soluciona una necesidad sobre la marcha.

Funciona mejor con productos de impulso. Bebidas, alimentos,… Pero puedes probar otras cosas. Puedes probar y ver qué pasa.

Hay máquinas de vending de parafarmacia, de preservativos, periódicos… La combinación es más complicada. Algunas categorías funcionan mejor que otras. Pero queda algo de la idea original.

Cuando las cosas no encajan

Puedes hacer más combinaciones. Algunas tendrán sentido. Otras no.

Funciona como un Lego gigante al que vas poniendo piezas. Cuando mantienes un criterio, el resultado tiene forma.

Redonda, cuadrada, triangular,… no importa. Depende del criterio, pero tiene forma y es coherente.

El tema cambia cuando el criterio desaparece. Vas poniendo piezas. Una, dos,… las que sean. Al final, construyes algo, pero es difícil que tenga sentido.

Cerveza y Wifi son una extraña pareja. Creo que pertenecen al último grupo. Al grupo en el que no encajan las cosas.

Está bien probar. Está bien confundirse. Pero es mejor hacerlo respetando algo del modelo.

Si no lo respetas, es otro modelo. No está bien ni mal. Simplemente, es otro. Puede funcionar, pero no tiene porqué hacerlo.

Cuando construyes tu Lego sin criterio corres el riesgo de que se caiga.

Salvador Figueros

Foto: modomatic / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment