≡ Menu

Cómo Hacer Una Gran Presentación Y No Morir En El Intento

No hay nada como una gran presentación para comunicar tu mensaje y conseguir aquello que te hayas propuesto. Una buena presentación transmite ideas claras, impresiona a tu audiencia y decanta su decisión a tu favor.

Mañana es el gran día. Tienes que realizar una gran presentación. Vas a tener a un montón de gente pendiente de ti y no puedes fallar.

Te preguntas constantemente: ¿Qué puedo hacer para mejorar mi presentación?

Lo que no hayas hecho ya va a ser difícil que lo puedas hacer ahora. En cualquier caso, como recomendación general, te diré que una de las tareas más saludables para todos los que presentamos es estudiar qué hacen los grandes oradores: Tony Robbins, Seth Godin, Brian Tracy, Zig Ziglar, Tom Peters,… Obsérvales, estudia sus técnicas, analiza qué funciona,…, pero no trates de imitarles. Simplemente, examina con detenimiento qué es lo que hacen e intenta identificar alguna técnica o técnicas que puedan ser compatibles con tu personalidad. Éste es el mejor consejo que puedes recibir.

De todos modos, te voy a dejar una lista de rápidos tips para que te los utilices como checklist cuando estés preparando tu próxima presentación.

1.- Ten un mensaje claro. No mezcles demasiadas cosas, Cuanto más simple mejor. Nuestra mente no está acostumbrada a procesar demasiada información al mismo tiempo.

2.- Comunica con pasión. Las cosas se hacen con pasión o no se hacen. Esto lo percibe inmediatamente la audiencia. Si te falta pasión en tu comunicación, ¿por qué debería prestarte atención nadie?

3.- Intenta entretener. Una presentación es un espectáculo donde se transmite información de valor. Pero sigue siendo un espectáculo. Si no enganchas a tu audiencia, tu espectáculo fracasará.

4.- Sé tú. No exageres ni te quedes corto. Sé simplemente tú. Ni más ni menos. Las copias no funcionan y cantan a kilómetros de distancia. Si no quieres parecer un presentador de cartón, déjate llevar por tu personalidad y presenta naturalmente.

5.- Olvida el Power Point. No estoy diciendo que no lo utilices, sino que lo hagas correctamente. El Power Point no es una aplicación para leer. Es una herramienta para marcar una estructura, resaltar algún punto o utilizar como apoyo gráfico (imágenes,…). Quítale tanto texto como puedas y déjale, únicamente, que te marque el camino.

6.- Resalta los puntos importantes que vas tocando a lo largo de la presentación. Todas las presentaciones tienen que estar jalonadas con este tipo de puntos que concentran la información importante que estás transmitiendo y funcionan como puntos de inflexión que te ayudan a organizar la estructura y darle ritmo a la presentación.

7.- Domina el escenario. No te quedes sentado, no estés parado, libérate de cualquier atadura y ocupa tanto como puedas el escenario. Los grandes oradores dominan el escenario. Saben como moverse y dónde colocarse para que toda su audiencia se sienta atendida.

8.- Cuenta tus propias historias. Tus historias son interesantes, enganchan y son tuyas. Esto quiere decir que las contarás con pasión, con frescura y con solvencia. No utilices experiencias de otros a menos que tenga una clara justificación dentro de la estructura de tu presentación. Cuando se cuentan experiencias de otros parecemos falsos.

9.- Interactúa con tu audiencia. Lánzales preguntas, pídeles que levanten la mano,… Haz lo que estimes oportuno, pero mantenles siempre con el nivel de energía suficiente como para que no dejen de prestarte atención.

10.- Utiliza correctamente tu voz. Los tonos planos no transmiten nada. Deberías ser capaz de contar una historia sin palabras. El tono de voz marca los ritmos, las preguntas, las afirmaciones, las… El tono de voz funciona como una montaña rusa. Tiene momentos de aceleración y otros momentos de relajación, momentos de subida y momentos de bajada. Utiliza el más apropiado en cada momento.

11.- Utiliza gestos para apoyar tus palabras. Los gestos son un complemento perfecto para ilustrar lo que quieres decir. Un buen gesto te ayuda a poner el énfasis donde te interesa y mejora la comprensión de tu audiencia.

12.- Cierra la presentación con conclusiones. Es deseable que sean pocas pero potentes. Este es uno de los puntos más importantes de cualquier presentación. Recuerda que la audiencia está ahí precisamente para eso. Esas conclusiones son las que se llevará a su casa como resultado del evento.

Pero todos estos puntos no te serán de gran ayuda si no practicas. La práctica es la única actividad que hará que dejes de ser un orador del montón y te conviertas en un orador excelente. Aprovecha todas las oportunidades que se te presenten para practicar. Verás como la calidad de tus presentaciones mejora sorprendentemente a medida que el número de presentaciones que has realizado es mayor.

Práctica, práctica, práctica.

Salvador Figueros

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment