≡ Menu

¿Cómo Montar un Negocio de Éxito de una Forma Estúpidamente Simple?

Hay dos tipos de negocios. Los que funcionan y los que no. Los que no funcionan no son interesantes. Los que funcionan no son fáciles.

¿La receta del éxito? La receta es que no hay una receta. Hay muchas recetas. Algunas dan mejores resultados que otras.

Puedes ser ortodoxo. Realizar estudios de mercado. Analizar el sector. Estudiar a tu público objetivo. Puedes… hacer muchas cosas.

También, puedes ser menos estricto. Menos sofisticado. Más directo. Más práctico. Puedes… hacerlo de una manera más simple.

Las buenas ideas no caen del cielo

No, las buenas ideas no caen del cielo. Las buenas ideas están delante de ti. Hay que saber verlas.

Hay veces que no hay que ir muy lejos. No hay que invertir grandes sumas de dinero en investigación. No hay que descubrir qué es lo que realmente le interesa al consumidor.

Basta con prestar atención a tu alrededor. Ver qué pasa. Ver qué te pasa.

Sara Blakely se había gastado cerca de 100 dólares en unos pantalones blancos. Eran unos pantalones fantásticos. Sólo tenían un problema. No podía ponérselos.

¿Por qué? Por algo que preocupa a las mujeres. Las marcas y la transparencia. No tenía ropa interior para ese pantalón. Todo se transparentaba o se marcaba.

Sara tenía un problema. Pero también tenía una idea espectacular delante de ella. Una idea para un gran negocio.

Productos simples para solucionar problemas

Al final, todo funciona igual. Productos que solucionan problemas. Productos que te hacen la vida mucho más fácil. Ésa es la clave de todo.

Un pantalón precioso que no podía utilizar. Era un problema que no tenía solución. Por lo menos, no tenía una solución inmediata en el mercado. Tocaba ser creativo.

Sara pensó que podía funcionar. ¿Por qué no? Cortó los pies de unas medias. Creó un producto sobre la marcha y solucionó su problema.

Fácil, sencillo, estúpidamente simple.

Así nació Spanx. Una necesidad, una idea para un producto, 5.000$ de inversión y una compañía.

A partir de ahí, a vender

Sin promoción no hay futuro

Una necesidad y un buen producto son un principio fantástico. Lamentablemente, no es suficiente. Necesitas algo más para que las cosas funcionen.

Sin dinero y sin experiencia las cosas son más difíciles. Todo cuesta un poco más, pero se puede conseguir.

Tienes un gran producto que soluciona un gran problema. Tienes una gran historia. Compártela. Cuéntasela a otros. Diles que existes.

Sara envió unas muestras de Spanx a Oprah Winfrey. Se atrevió con la reina de la televisión americana. ¿Por qué no? ¿Qué puedes perder? Nada.

Los negocios tienen su “Tipping Point” (Malcolm Gladwell). El momento en el que algo insignificante se vuelve importante.

Oprah Winfrey fue el Tipping Point de Spanx. Lo nombró su producto del año. A partir de ahí, el negocio ha ido más rápido. Tiene otra dimensión. Se ha hecho importante.

Todos los negocios pueden tener su Tipping Point particular. El tuyo también. Tienes que saber encontrarlo.

Spanx ha conseguido el éxito sin grandes inversiones, sin estudios de mercado y sin ser demasiado ortodoxo. ¿Qué más da? Lo ha conseguido.

Lo ha hecho de una forma estúpidamente simple. Ropa interior que marca el contorno, medias cortadas por los tobillos y unas muestras gratuitas para un programa de televisión.

Puede parecer poco, pero no ha necesitado nada más. No ha necesitado nada más para convertir su negocio en una compañía de más de 150 millones de dólares.

Salvador Figueros

Foto: katie@! / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 1 comment… add one }

  • Miguel Angel Barrera 3 febrero, 2012, 14:19

    gracias por el artículo, muy interesante hace que veamos muchas oportunidades e ideas de negocios.

Leave a Comment