≡ Menu

¡Despide a tu Departamento de Investigación!

¿Quieres conocer las necesidades del mercado? Investiga. ¿Quieres saber qué nuevo producto puede enloquecer a tus clientes? Investiga. ¿Quieres….? Investiga.

Ésa es la vía tradicional. La que todos utilizan. La verdad está ahí fuera. Sal y cógela. Sal y descubre todo lo que necesitas para hacer crecer a tu compañía.

Seguramente es cierto. Tus clientes son una fuente de inspiración constante. Trabajar al margen de ellos, no parece una buena idea… o sí.

Resultados infalibles

Lego” ha abandonado su plataforma de juegos online “Lego Universe”. Uno de los grandes del sector juguetero ha tenido que cerrar su gran apuesta online.

¿La razón? En una entrevista con Jyllands-Posten, algunos de los directivos de Lego han comentado que la razón del fracaso ha sido un exceso de investigación.

Después de montañas de dinero y horas de estudio, una gran conclusión: los niños necesitan algo físico. La idea es que a los niños les atrae más algo que puedan tocar y sentir.

Si ésa es la conclusión, el siguiente paso parece evidente. Hay que darles algo que puedan tocar.

Como paso previo para poder acceder a su plataforma de juegos online, Lego pedía a sus usuarios que adquiriesen un DVD en una tienda.

El planteamiento es razonable. La investigación decía que los niños necesitaban algo físico y Lego vendió su plataforma online con un concepto físico. Simple.

Ésa es la idea. Invertir en investigación. Dar con el concepto mágico y ponerlo en marcha para conseguir resultados infalibles.

Las cosas no son siempre lo que parecen

Ésa es la idea, pero no funciona. Las cosas no son tan simples y los resultados no han llegado.

Seguro que hay muchas razones. Seguro que forzar el pago en un mundo gratuito no ayuda. Seguro que podían haber aplicado un modelo de pago por mayor funcionalidad de la plataforma. Seguro que….

Da lo mismo. Las razones no son importantes. Es importante el hecho de no cuestionar. El hecho de asumir que los resultados de la investigación no pueden fallar.

Es un efecto curioso que se produce siempre. “La Trampa de la Investigación”: cuanto más inviertes y mas investigas, más confianza tienes en los resultados que consigues. Parece una regla no escrita. Más dinero y esfuerzo, mejores resultados. Pensar así es peligroso.

¡Despide a tus investigadores!

Puede ser una opción. ¿Por qué no? Si los resultados no son buenos, ¿por qué investigar? Si, al final de todo el proceso, no sacas conclusiones válidas, ¿por qué realizar el esfuerzo?

Puede ser una opción, pero seguro que no es una opción inteligente. Investigar es importante. Saber qué opina tu mercado es importante. Conocer el pulso de tus clientes es importante.

El problema no es la investigación. El problema es otro. El problema es pensar que, después de la investigación, no hay nada más. Después, pones en marcha el mecanismo y empiezas a hacer dinero.

El sistema no funciona así. No funciona así porque no son matemáticas. Sería demasiado fácil.

El sistema no funciona con investigación, pero tampoco funciona sin ella. O, por lo menos, es mucho más complicado. Por lo general, necesita más elementos.

Para algunas compañías, la ecuación es investigación hasta un punto y, a partir de ahí, mucho sentido común. Para otras, es investigación hasta un punto y, a partir de ahí, un poquito de locura.

Está bien. Todas las fórmulas son válidas si sabes utilizar la investigación. Su papel no es dar soluciones cerradas. Su papel es abrir puertas y explorar posibilidades. Cuando lo entiendes, le sacas todo el partido. Cuando no lo haces, eliminas oportunidades.

Salvador Figueros

Foto: gurdonark / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment