≡ Menu

El Efecto RAMONES en los Negocios

Joey, Johnny, Dee Dee, Tommy. Melenas. Flequillos a la altura de la nariz. Vaqueros rotos. Guitarras eléctricas. Muchas guitarras eléctricas. 1, 2, 3….BOOOOOOMMM. Decibelios, decibelios, decibelios, más decibelios. ¡Los Ramones están en el escenario!

Es fantástico. No falla. Es una fórmula que no falla. Los Ramones salen a tocar. Golpean sus guitarras. Saltan. Gritan. Cantan. Todos les siguen. Todos quedan hipnotizados.

¿Por qué? ¿Qué pasa? ¿Qué es lo que ha convertido a los Ramones en un grupo de culto?

1.- Cantan igual. Siempre cantan igual. Su rock es parecido. Duro. Agresivo. La gente sabe lo que va a escuchar. No hay sorpresas. Sólo guitarras, guitarras, guitarras,…

2.- Visten igual. Es su estética. Lo fue desde el primer día. No se transformaron. No se reinventaron. Vaqueros rotos, zapatillas, cazadoras y pelo muy largo. Su aspecto les identificaba. Era parte de su personalidad. Era su marca.

3.- Hacen lo mismo. No hay grandes puestas en escena. Guitarras y gritos. Caña, caña y caña. Marcan el ritmo y empieza el mismo espectáculo de siempre.

4.- Son los mejores haciéndolo. Hacen lo que hacen y nadie lo hace igual. Muchos lo intentan. Muchos quieren tener un estilo parecido, pero no lo consiguen.

5.- Son auténticos. Son los Ramones. La gente lo sabe y no quiere a otros. Son míticos y tienen un lugar en la historia.

La gente iba a ver a los Ramones porque eran los Ramones. Porque sabían lo que se iban a encontrar. Conocían su música. Les gustaba como se movían. Sus guitarras eran geniales. No querían ver otra cosa. Querían ver a los Ramones. No querían nada más. No querían cambios. Querían a los Ramones de siempre tocando como siempre. Querían su fórmula. Eso es todo.

Si hubiesen querido algo diferente, habrían seguido a otro grupo. Pero seguían a los Ramones. Seguían a los Ramones porque les daban lo que querían.

Tu negocio debe ser igual. Haz algo. Hazlo bien. Sé el mejor haciendo lo que haces. Entrégaselo a tus clientes. Si les gusta, volverán. Volverán una vez, dos veces,…. Volverán siempre.

No cambies la fórmula. No toques nada. Simplemente repite lo que funciona. Repítelo tantas veces como tus clientes quieran. ¡El Efecto Ramones funciona! Ellos fueron una banda mítica. Tu negocio también puede serlo.

Salvador Figueros

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment