≡ Menu

El Marketing Es Un Juego De Números

Al principio resulta algo más complicado. Tiene sentido. Empiezas algo y no tienes el conocimiento. Vas avanzando poco a poco. Vas encontrándote con las cosas. Es un proceso de descubrimiento.

Por lo general, pones el foco en lo que es más inmediato. Lo que resulta más evidente. El producto es el rey. Es inmediato, es evidente y es tangible. No tienes que pensar demasiado. Lo tienes delante. Sólo tienes que ponerte a trabajar. Dedicarle tiempo.

Todos queremos tener un gran producto. Ésa es su gran fuerza. Es intuitivo.

¿Dónde empieza todo?

Depende de a quién le preguntes. Cada uno tiene su opinión. Muchos piensan que las cosas empiezan en el producto. Es así. Tienes un gran producto y tienes un negocio. Las cosas tienen que llegar. En algunas ocasiones llegan. En otras no.

Creo que el producto es importante. Seguro que sin producto no hay negocio, pero con producto tampoco tiene porqué haberlo.

Ahora tienes que decidir dónde pones el foco. ¿El producto? Sí, claro. Hasta un cierto punto. Al final, todo está en el mismo lado. En el lado del cliente.

Siempre el cliente

No hay pensamientos demasiado originales. El cliente tiene la llave de todo.

¿Tu producto? Tu producto también, pero de otra manera. Hazte con un producto que tenga una diferencia y véndelo. Un producto que ofrezca un beneficio distinto y sácalo al mercado. No pongas más esfuerzo en mejorarlo, ni en aumentar la cartera de productos, ni en nada más. Ya volverás sobre él más tarde. Ahora, céntrate en el cliente. Sal y vende.

Los números

En el inicio es así. Hay que conseguir clientes. Siempre hay que hacerlo, pero al empezar es más importante. Tiene que ser una obsesión. No puede ser de otra manera.

Tus clientes dependen de tus números. No hay demasiado secreto. Tienes que salir y contactarles. Cuantos más contactes, mejor. Cuantos más contactes, mayor es la probabilidad de conseguir clientes.

¿Tu trabajo? Definir claramente qué clientes te interesan e ir a por ellos de una forma obsesiva. Aumentar el nivel de relaciones, de visitas, de reuniones,… de lo que sea que te ponga delante de un posible cliente. En este caso, más es mejor. En este caso los números importan.

El marketing es un juego de números

El marketing funciona así. Es un juego de números. De dos tipos de números. Los números de todos los posibles clientes que contactas y los números de los que conviertes.

Son distintos, pero cuando los combinas correctamente tienen un efecto multiplicador. Por un lado, tienes que intentar llegar a todos. A todos los que te interesan. Si aumentas el número de contactos, aumenta el número de clientes. No es demasiado sofisticado, pero funciona. Es una regla que nunca falla.

Éste es el primer número y es el número más importante, pero hay que seguir.

Después, está el segundo número. Tus tasas de conversión. ¿Qué haces para convertir esos contactos en clientes? ¿Funciona? ¿Sí? Sigue mejorándolo. Siempre hay que mejorarlo. Más conversión más clientes. Tampoco es demasiado sofisticado, pero hay que hacerlo.

El marketing es un juego de números. Cuando sabes qué números tienes que gestionar y cómo combinarlos, sólo tienes que hacerlo. Luego te puedes dedicar a otras cosas. Luego puedes volver sobre el producto y mejorarlo. ¿Por qué no?

Salvador Figueros

Foto: hegemonx / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: