≡ Menu

El Mundo Ya No Es Lo Que Era

El mundo está cambiando. Puedes darte cuenta o no. Puedes aceptarlo o no. Puede gustarte o no. Da lo mismo. Está cambiando.

Cuando algo cambia, hay que adaptarse. Puedes hacer otras cosas, pero son más peligrosas. ¿Lo mejor? Moverse con el cambio. Moverse con el mundo.

Antes eran las compañías. Grandes, enormes. Consumían un montón de recursos, un montón de personas. Ahora son los individuos. Eres tú.

Factor de empleabilidad

Empleabilidad es una palabra horrorosa. Es una palabra que se utiliza en los departamentos de recursos humanos. Empleabilidad, empleable,…

Si tienes las habilidades típicas que buscan la mayoría de las empresas, eres empleable. Eres susceptible de encontrar trabajo.

Cuando tu factor de empleabilidad es alto, te siente más seguro. Eso es lo que pasaba antes. Muchos nos preparábamos para gustar a los demás, para aumentar nuestro factor de empleabilidad. Había toda una economía dirigida en este sentido.

Factor riqueza

El mundo ya no es lo que era y lo que valía antes tiene mucho menos valor ahora.

¿La empleabilidad? Está bien. Pero es mucho menos segura. ¿Quieres ser empleable? ¡Adelante! Haz lo que te parezca oportuno. El futuro es más incierto.

Hay otros factores. Otros factores que pueden ser más útiles ahora. El factor riqueza es uno de ellos. El factor que mide tu capacidad para ganar dinero.

Antes, las grandes compañías generaban dinero y lo repartían entre nuevos recursos y sus personas. Antes había para todos.

Ahora, hay menos para más. Se reparte menos. Llega menos.

Puedes insistir en tu empleabilidad, pero no parece que esto vaya a cambiar. O puedes insistir en tu capacidad para ganar dinero. Quizá, es el nuevo escenario. Merece la pena prestarle atención.

Es un nuevo escenario. Un escenario donde no aportas trabajo. Bueno,…sí, pero de otra manera.

Las grandes compañías transforman el trabajo en soluciones. En el nuevo escenario, ya no hay intermediario. Ahora, eres tú el que aporta las soluciones.

Los cambios no son fáciles. Mueven cosas. Producen fricción. Puedes quedarte en la fricción o moverte pronto. Antes eran las compañías. Ahora, eres tú. Es tu decisión.

Salvador Figueros

Foto: kyz / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment