≡ Menu

El Orden de los Factores Altera el Producto

Estás en las consulta del dentista o del médico o del fisio o del… Estás en la consulta de alguien. Miran cómo va el tratamiento. “Esto funciona según lo previsto. Avanza de forma razonable”.

Ahora, toca seguir dando indicaciones. La siguiente fase. Te miran y empiezan a contarte cosas. “Ahora, tienes que hacer esto. También esto otro. Debes tener cuidado con esta alimentación. Cuando hagas deporte, recuerda que… No olvides tomar estas pastillas dos horas antes de… Ah, es muy importante que…”.

Ansiedad

Siguen y siguen diciéndote cosas. Dándote indicaciones. Tienen una capacidad increíble. No terminan nunca.

Tú estás allí. No estás cómodo. La situación no es agradable. Te están diciendo cosas importantes. Te están dando el tratamiento.

No tienes papel. No tienes bolígrafo. No tienes nada. Te dicen cosas que tienes que recordar. Una detrás de otra. Rápido. No tienes nada para apuntar.

Empiezas a tener un poco de ansiedad. Un poco más. No debería ser así. Vas a una consulta a mejorar. Tener que recordar tantas cosas, tan importantes y de forma tan desorganizada. No te encuentras bien.

Por fin termina. Ya te han dicho todo. Estás agotado. Tienes tantas cosas en la cabeza. Tienes que recordarlas y organizarlas. Seguro que no es fácil. No es una gran sensación.

“Ah (te dice el dentista, el médico o…), en esta hoja tienes todo lo que te acabo de decir”.

El orden de los factores

Las matemáticas son una ciencia exacta. Explican muchas cosas. Las matemáticas nos dicen que el orden de los factores no altera el producto. Que 2×3 es igual que 3×2. Así es como funcionan las matemáticas.

Las matemáticas son una cosa y tu negocio es otra. Tu negocio no es una ciencia exacta. El orden de los factores es importante. En tu negocio, el orden de los factores altera el producto.

No es lo mismo 2×3 que 3×2. No es lo mismo. No es lo mismo que te inunden con un montón de datos. No es lo mismo que tengas que recordar. No es lo mismo que tengas ansiedad. No vale entregar una hoja después diciendo que todo está ahí.

No, no es lo mismo que hacerlo al revés. Que entregar primero la hoja. Dar tranquilidad. Todo está ahí. No tienes que recordar nada. No es tu trabajo. Luego, explicas. Explicas todo lo que quieras. Aclaras todas las dudas. Das todos los detalles.

Hay que trabajar los procesos

Tu negocio está lleno de procesos. Procesos para todo. Un proceso tiene que ver con cómo haces las cosas. Cómo fabricas tu producto. Cómo prestas un servicio. Cómo facturas. Cómo gestionas el servicio de atención al cliente. Cómo…

Todos son procesos. Tus resultados dependen de ellos. De cómo los organices. De cómo los gestiones.

Los factores de un proceso son importantes. Te ayudan a construirlo. A darle forma. Todo depende de cómo los ordenes.

Puedes dar el tratamiento antes y la hoja después. Puedes hacerlo al revés. Son los mismos factores ordenados de distinta manera. Es el mismo proceso con resultados diferentes. El primero produce ansiedad. El segundo produce satisfacción.

Las matemáticas son una ciencia exacta, pero tu negocio no lo es. Si quieres sacarle el máximo partido a tus procesos, recuerda que el orden de los factores altera el producto.

Salvador Figueros

Fotos: trindade.joao / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment