≡ Menu

Tiempo y Negociación

reloj de bolsillo 1

Tiempo y negociación son una mala pareja. Mejor, poco tiempo y negociación no terminan de funcionar.

Si has tenido que negociar alguna vez, lo sabes. Cuando tienes que llegar a algún tipo de acuerdo en un tiempo determinado, las cosas son más difíciles.

Cuando esto pasa, tienes menos tiempo para pensar. Tienes menos tiempo para encontrar otras opciones. Tienes menos tiempo y mucha más ansiedad.

¿Cómo funciona el tiempo?

El tiempo siempre funciona igual. Hacia delante. Ése es el problema. En el mundo real, no lo puedes parar, no lo puedes retrasar. Sólo puedes acompañarlo e intentar sacarle todo el partido posible.

Cuando tú eres el que debes alcanzar un acuerdo antes de una determinada fecha, el tiempo no es tu amigo. Juega en tu contra.

Especialmente, cuando la otra parte lo sabe. No tiene que hacer demasiados movimientos. Sólo tiene que esperar los tuyos. En definitiva, tú eres el que tiene problemas de tiempo. Tú eres el que debes resolverlos.

¿Qué se puede hacer?

Siempre se puede hacer algo. También aquí. Puedes montar una estrategia de dos pasos muy sencilla.

Primer paso: buscar una alternativa. Siempre debes tener una alternativa, tengas problemas de tiempo o no. Cuando tienes alternativas, tu estrategia es jugar con ellas. Cuando no la tienes, tu estrategia es rezar.

Segundo paso: traslada el problema a la otra parte. Sí, es inteligente hacerlo. No te lo quedes. La otra parte puede gestionar tu ansiedad cuando la ansiedad es sólo tuya, pero… ¿qué pasa cuando ellos tienen el mismo problema?

¿Cómo lo puedes hacer? Sencillo. Haz evidente que tienes otras alternativas. No esperes sus ofertas. Realiza tus propias propuestas y fíjales una fecha límite para una contestación. Hecho.

Sí, ahora eres tú el que fija la fecha. Ahora, son ellos los que tienen que contestar algo antes de un momento determinado. ¿Qué has hecho? Has cambiado las reglas del juego.

“Time is on my side”

Los Rolling Stones lo sabían. Lo cantaban hace mucho tiempo: “Time is on my side, yes it is” (El tiempo está de mi parte).

Lo sabían los Rolling Stones y lo sabe todo el mundo. Es una verdad universal de la negociación. Si quieres cerrar buenas negociaciones, intenta que el tiempo esté de tu lado.

¿Si no lo está? Entonces, intenta que no esté del lado del otro.

Salvador Figueros

Foto: wwarby / flickr

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 5 comments… add one }

Leave a Comment