≡ Menu

Empieza Con Un Terremoto

Maverick (Mel Gibson) está maniatado encima de su caballo. Tiene una soga alrededor de su cuello que cuelga de un árbol. Un tipo con pinta de malo (Alfred Molina) le mira y se ríe. Tira una especie de saco al suelo y se va.

Maverick mira el saco de tela. Parece que se mueve. De repente, plano de la cabeza de una serpiente de cascabel asomando por el saco. El caballo de Maverick resopla y empieza a moverse. Maverick está asustado. El caballo sigue moviéndose. Se mueve. Se mueve…

Así es como empieza la magnífica película “Maverick” de Richard Donner. No se me ocurre una manera mejor de empezar una historia. Sin tiempo para respirar, ya estás metido en un momento de máxima tensión. Luego, la película.

Creo que era Hitchcock el que decía que las películas debían empezar con un terremoto y, a partir de ahí, seguir subiendo. Eso es lo que ocurre en “Maverick” y eso es lo que debería pasar siempre que cuentas una historia.

Da lo mismo si la historia es una historia de ficción o una historia de negocios. Cualquier historia debe enganchar desde el minuto uno.

Las sorpresas despiertan

La sorpresa es notoria. Te despierta. Te saca de tu inercia. Si ocurre algo de repente, algo que no esperas, te enciendes de golpe. Conectas el ON y ya estás en funcionamiento. No necesitas nada más.

La gran ventaja de la sorpresa sobre otras fórmulas es que se salta el calentamiento y te mete de golpe en la acción. Ahorras tiempo. Es más directa.

Marca el tono desde el inicio

Cuando empiezas ahí arriba, le estás diciendo a tu audiencia cuál va a ser el estilo de tu presentación. Qué puede esperar de ti, de tu historia o de tu producto.

Si nada más empezar estás a tope de revoluciones, lo que está por venir puede ser fantástico. Es un fenómeno natural. Tendemos a realizar proyecciones cuando tenemos puntos de referencia. Si el inicio es trepidante, lo que sigue debe ser increíble. Si empezamos flojos, se plantean dudas.

Si hay interés, hay historia

La combinación de algo notorio y unas expectativas atractivas es igual a interés. No hay nada mejor que tu audiencia quiera saber más. Cuando hay interés, sólo tienes que llevarles por tu historia. Conduciéndoles. Dándoles sus dosis de información. Si lo haces bien, consumirán todo y querrán más.

El interés es importante. Cuando lo pierdes, las cosas son diferentes. Tienes que forzar la información. Eso, por lo general, no funciona.

Las historias son una de las piezas fundamentales de nuestra comunicación. Cuando hablamos, contamos historias largas, cortas, divertidas, aburridas,… Siempre contamos algo. Se lo cuentas a tu audiencia, se lo cuentas a tu mercado, se lo cuentas a…

Cuenta buenas historias. Historias que empiecen con un terremoto y de ahí para arriba. Historias que merezcan la pena. Historias que comuniquen tu mensaje.

 

Salvador Figueros

Foto: fontplaydotcom / flickr

{ 1 comment… add one }

Leave a Comment

Loading...
Descarga GRATIS "Dispara Tu Negocio Con Estas 7½ Estrategias"