≡ Menu

¿Eres Suficientemente Viral?

Va con los tiempos. Ahora hay que ser viral. Viral o nada. Si no piensas viral, estás fuera de juego. No interesas.

Te quitas los pantalones. Te subes a un metro. Lo grabas. Lo envías a los medios. Lo subes a YouTube. Eres viral.

Es diferente y a la gente le gusta. Consigues una portada. En eso consiste ser viral. En conseguir portadas. En estar en los medios. Muchos medios.

Si tienes suerte, institucionalizas algo. El día sin pantalones o cualquier otra cosa. El contenido no es importante. El hecho sí.

Todo tiene una metodología por detrás

Todo tiene método. Ser viral también. La transgresión ayuda siempre. Cuando rompes una norma, haces ruido. Estamos hablando de mucho ruido.

Si lo haces bien, te aseguras notoriedad. Así empiezan las cosas.

Transgresión y diversión funcionan. Unos calzoncillos en el metro. ¿Por qué no? Capta nuestra atención y hablamos.

Ése es el primer nivel de difusión. No es muy potente, pero pone la maquinaria en marcha.

Luego llega el turno de los medios. No fallan. Si eres suficientemente transgresor, siempre estarán ahí contigo.

Después…¿qué?

Ya estás en todas partes. Eres trending topic en twitter. Estás en la primera página de YouTube. Te disparas.

Aquí cambian las cosas. En muchas ocasiones, no hay nada más. Sólo es eso. Una gran explosión y se acabó.

Funciona como un gran fuego de artificio. Ilumina todo pero dura lo que dura la explosión. Luego quedan pocas cosas.

¿Eres suficientemente viral?

Tienes que preguntarte si es suficiente. Si eres suficientemente viral.

No es una pregunta sencilla. Depende de muchas cosas y puede tener muchas respuestas diferentes.

Si quieres instaurar el día sin pantalones, lo has conseguido. Sólo necesitas eso, una explosión. Es divertido y engancha.

Si quieres algo más, el modelo no funciona. Muere después de la explosión y no puedes darle continuidad.

La trampa del marketing viral

Tengo la impresión de que la tendencia no es buena. A las compañías les gusta el modelo de la explosión. Las dos Rs. Ruido y Repercusión.

Es un modelo agradecido. Te da popularidad. Te da popularidad. Te da popularidad. Te da…

Si vendes popularidad, puede ser un gran modelo. En caso contrario, tendrás problemas. El modelo es un modelo de popularidad. No es un modelo de ventas.

La popularidad está bien cuando la conviertes en algo. Si no lo consigues, es vanidad. Te refuerza el orgullo, pero no da dinero.

Hay otros modelos. No son explosivos. Son menos atractivos, pero tienen continuidad. Son menos virales y mucho menos populares. Estos modelos funcionan.

Échale un vistazo a los canales de Brian Tracy, Chris Brogan, Tim Sanders,… No tienen millones de descargas. No tienen millones de suscriptores como otros más virales, pero cumplen su objetivo. Están dentro de una estrategia y les ayudan a vender. Mucho. Ése es el modelo.

¿Viral? Claro. Cuanto más mejor. Es el mejor altavoz que puedes tener. Pero asegúrate de tener más pasos. No dejes que todo termine con la explosión.

Salvador Figueros

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 2 comments… add one }

  • Barbio 11 enero, 2012, 9:38

    Totalmente de acuerdo Salvador, como bien dices si te dedicas a la publicidad esto de la explosión es perfecta, pero para los demás…
    Este podría ser perfectamente un anuncio de los pantalones vaqueros de Levi’s. Saludos.

    • Salvador Figueros 11 enero, 2012, 10:39

      Hola Barbio,
      Es así. El espectáculo por el espectáculo se queda corto cuando buscas otros objetivos. Gracias por el comentario.
      Saludos

Leave a Comment