≡ Menu

¿Hay alguien ahí?

Siento una mezcla entre excitación y temor mientras que escribo mis primeras palabras como bloguero oficial. Esta sensación puede resultar bastante absurda si tenemos en cuenta que, siendo éste mi primer blog, las probabilidades de que alguien llegue a leerlo son próximas a cero. En cualquier caso, sólo el hecho de dar un nuevo paso en mi plan me llena de responsabilidad y me hace muy feliz.

Mi nombre es Salvador Figueros y soy lo que los anglosajones llaman un Business Coach (Entrenador/consultor/ facilitador de negocio). Desde que dejé la vida corporativa (más de 20 años trabajando en el mundo de la Comunicación -más en Acerca de) me dedico a ayudar a pequeños empresarios, profesionales independientes, autónomos, etc., a hacer crecer sus negocios y ganar más dinero en el camino.

Después de tantos años trabajando para otros (nada que objetar), recibí la llamada emprendedora y decidí compartir todo lo que había aprendido durante ese tiempo con aquéllos que se llenan de valor y arrancan sus propios proyectos.

Mi único objetivo es aportar conceptos y herramientas que te ayuden a disparar tu negocio. Si no lo hago, no habré conseguido mi propósito. Mi foco son los ingresos y como conseguirlos. Puedo ayudarte a conocer y definir mejor tu mercado, diseñar los productos más adecuados en cada momento y desarrollar las estrategias que te permitirán “contarle” a tus clientes o potenciales clientes porqué deben consumir tus productos. Aunque hablaremos de muchas más cosas, como ya te he apuntado,  la mayoría de los temas se centrarán en el marketing de pequeños negocios.

¿Por qué? Porque es lo que me gusta. Así de fácil, no tiene más misterio. La vida es demasiado corta como para no permitirte el lujo de intentar divertirte con lo que realmente te interesa. Después, podrás o no conseguirlo, pero si no lo intentas, tus posibilidades son CERO. Por eso mismo, desde aquí te invito a que, si tienes una pasión, no dudes en perseguirla. Faulkner decía que los sueños deben ser lo suficientemente grandes como para no poderlos de vista cuando los persigues. Aplícate el cuento y ¡ánimo!

En cualquier caso, y para evitar sorpresas desagradables por el camino, te voy a revelar la fórmula secreta del éxito en los negocios. Encuentra un mercado (grupo de personas a las que llamarás clientes en el futuro si haces las cosas bien) que tenga una necesidad que cubrir, diseña un producto para cubrir esa necesidad y utiliza todas las estrategias a tu disposición para contárselo correctamente. Como puedes ver, la fórmula secreta parece bastante obvia, pero te puedo asegurar que no lo es tanto o, por lo menos, no lo es su aplicación. Además verás que coincide al 100% con lo que me interesa. Pero vamos a profundizar un poco más:

1.- Encuentra un mercado con una necesidad. En este punto escucharás opiniones de todo tipo. Hay Gurús que dicen que la Publicidad es tan poderosa que puede llegar a provocar necesidades. Yo no soy ningún Gurú, pero te puedo asegurar que he visto fracasar tantos productos con grandes presupuestos publicitarios que soy de los que piensan que las necesidades no se crean, simplemente existen o se desarrollan en función de la evolución del entorno. Parece sensato pensar que los productos se desarrollan para cubrir necesidades y no son las necesidades las que se crean para que puedas vender tu producto. No te dejes llevar por los cantos de sirenas de los que dicen que una buena campaña de publicidad puede vender cualquier cosa. Simplemente, no funciona así.

2.- Diseña uno o varios productos para cubrir esa necesidad. Los americanos desarrollaron hace algún tiempo lo que ellos llaman el embudo del marketing (Marketing Funnel). Es un concepto potente que te dice que desarrolles distintos productos en función de la tipología de los que lo demandan y la relación que tienes con ellos. Productos baratos de poco riesgo para que tus clientes potenciales prueben la relación comprador-vendedor contigo. Productos de mayor valor y mayor precio cuando la relación es algo más fuerte o para aquellos clientes que, simplemente, lo demandan y, así, sucesivamente hasta que, poco a poco, vas conduciendo a tus clientes por el embudo llevándolos desde los productos de poco riesgo y poco margen a productos de mucho más valor y mucho más margen para ti. Como ves, debes entender qué necesidad tiene tu cliente y qué tipo de relación (prueba, fidelidad,…) tiene contigo, para desarrollar los productos idóneos.

3.- Cuéntales que tienes el producto adecuado. Aquí entran en juego todas las estrategias de marketing que te permitirán ponerte en contacto con tus clientes y decirles que tus productos o servicios son los que necesitan. Además, no sólo son importantes las distintas estrategias, sino que también resulta crítico la forma en la que las combinas. A esto se le suele llamar Marketing Integrado y consiste en encontrar la combinación de estrategias de marketing que te permitirá alcanzar los mejores resultados sujeto a un presupuesto (sí, siempre hay un presupuesto, que le vamos a hacer). Entre las estrategias más populares para los pequeños negocios se encuentran la correcta definición de tu marca, la utilización de determinado medios (prensa, radio, revistas,…), una gestión efectiva de las relaciones públicas, campañas de marketing directo a tus clientes, política de contactos o networking, aprovechar cualquier oportunidad para hablar en público o escribir en un medio y poder comunicar tu mensaje, explotar internet y tu página Web para mejorar la relación con tus clientes y vender más y desarrollar una política de servicio al cliente que haga que vuelvan una y otra vez.

Si aplicas esta fórmula secreta, habrás dado un gran paso para conseguir tus objetivos que, si no me confundo, deben consistir en vender más productos a más clientes por más precio. Si lo consigues, estás en el buen camino.

Como primer contacto, creo que está  bien. Si has llegado hasta aquí, quiero agradecerte tu tiempo, que me hayas permitido presentarme y contarte lo que quiero conseguir con mi Blog. A partir de ahora, comienza el espectáculo.

Disfruta de la aventura.

Foto: Sergio Savaman Savarese / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment