≡ Menu

La Era De La Abundancia

Ésta es la era de la abundancia. Hay demasiado de casi todo. Demasiadas herramientas, demasiados conocimientos, demasiado talento, demasiados libros, demasiados…

La abundancia puede ser buena. Te permite elegir. Las buenas elecciones te dan la oportunidad de mejorar. También puede ser mala. Demasiadas opciones son demasiadas. Más tiempo para decidir. Más probabilidad de error. Más dificultad para casi todo.

La abundancia tiene distintas caras. No es buena ni mala. Simplemente es más y hay que saber manejarla.

Es importante sólo lo que necesitas

La mayoría de las veces, el problema no está en la abundancia de posibilidades. Por lo general, las dificultades aparecen en la definición de las necesidades.

Cuando entiendes tus necesidades, todo es más sencillo. Las necesidades claras te ayudan conducirte en la abundancia. La iluminan y te dan las pistas adecuadas para que aproveches todo su potencial.

Céntrate en lo imprescindible

No vale querer más, buscar más, utilizar más sólo porque podemos. No es una buena estrategia. Merece la pena eliminar el perfil, el detalle. Centrarte en lo realmente imprescindible.

El equilibrio es la solución

Todo es cuestión de equilibrio. Búscalo. Está en un punto intermedio entre más opciones y mejores resultados. Ahí es donde las cosas empiezan a funcionar mejor. Ahí es donde realmente le sacas partido a la abundancia.

Ésta es la era de la abundancia. Antes ha habido otras eras. Todas son tan buenas como tú quieras que sean.

 

Salvador Figueros

Foto: chrisinplymouth / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 2 comments… add one }

  • Gonzalo Álvarez Marañón 3 octubre, 2011, 11:48

    Buen llamamiento de atención sobre la abundancia.

    En cuanto a la paradoja de la elección que supone tener una oferta tan desmesurada como la actual, recomiendo la siguiente charla (y libro):

    http://goo.gl/QUmW

    • Salvador Figueros 3 octubre, 2011, 11:56

      Magnífica charla y magnífico libro. Muchas gracias por la recomendación, Gonzalo.

Leave a Comment