≡ Menu

La Mejor Solución Es Una Navaja

Soluciones hay muchas. Muchas más que problemas. Cada problema tiene, por lo menos, una solución. Por lo general, hay muchas más. Soluciones de todos los tipos. Buenas, malas, regulares,…

No tiene que ver con soluciones. Tiene que ver con encontrar buenas soluciones. Tiene que ver con encontrar la mejor solución.

Cuanto más mejor

Ésa es nuestra tendencia natural. Cuanto más mejor. Cuantos más elementos tengas en cuenta, mejor. Cuantas más variables incorpores a la ecuación, mejor.

Hay una especie de relación directa entre más cosas y calidad. Entre complejidad y calidad.

Si tu solución no es suficientemente compleja, es probable que no esté a la altura. No vale. Busca otra que sí lo sea.

Una Navaja

Guillermo de Ockham fue un fraile franciscano que vivió en el siglo XIV. Dejó un legado muy amplio. Pero, quizá, su aportación más conocida fue la famosa “Navaja de Ockham”.

El principio dice algo así: “Siendo el resto de las cosas iguales, entre dos soluciones, la solución más simple tiene más probabilidades de ser la solución correcta”.

No es necesario añadir más cosas. No es necesario complicar nada. La solución simple suele ser la que funciona.

Si puede ser simple…

Sí, si puede ser simple, no lo hagas complejo. No es necesario. No aportas nada. No solucionas nada. No mejoras nada.

El principio de La Navaja de Ockham es un principio poderoso. Ha tenido una importancia fundamental en el desarrollo de la ciencia.

Si le sirvió a Guillermo de Ockham, es muy probable que también te sirva a ti. Es muy probable que puedas utilizar este principio en tu vida, en tu negocio,…

Soluciones hay muchas, pero las soluciones simples funcionan mejor.

Salvador Figueros

Foto: Dharion / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment