≡ Menu

La Poesía También Es Marketing

Puede ser frustrante. Tienes que contactar con alguien. Llamas una vez. Dos veces. Tres veces… Más veces de las que puedes recordar. Los negocios funcionan así, a través de contactos. Cuando no contactas, no hay negocio.

La lógica es simple, pero no funciona siempre. No funciona porque tiene que haber interés. Cuando uno falla, cuando no coge la llamada, no hay contacto, no hay negocio.

Si alguna vez has estado en esta situación, conoces la sensación. Al final, sólo quieres tener la oportunidad de contar tu historia. Cuando no lo consigues, la sensación no es buena.

Una historia real

Imagina la situación. Una cadena de televisión que acaba de arrancar. Un cliente de gran consumo que lleva años invirtiendo en el medio. Todo tiene sentido, Hay posibilidad de conexión. Puede haber negocio.

José Antonio es el responsable de la cuenta. Llama a la directora de marketing del cliente. Llama una vez, dos veces, tres… Quiere hablar de su compañía, de lo que puede hacer por la cuenta, de las posibilidades de colaboración. Sigue llamando, pero no hay resultados. No hay interés.

El método tradicional está agotado. No hay mucho que hacer. Puedes abandonar o puedes hacer algo distinto. ¿Por qué no? No hay nada que perder.

Un papel, unas líneas y un fax al cliente. A las dos horas, suena el teléfono. Es la directora de marketing preguntando por José Antonio.

¿Dónde está la puerta?

Todos tenemos una puerta de entrada. A veces no es obvio. A veces no está donde suele estar. Bueno, hay que buscarla.

José Antonio consiguió con un fax lo que no había conseguido con cientos de llamadas. Consiguió una llamada de vuelta. Consiguió contactar.

¿Qué le decía en el fax? Le decía lo que le quería decir. Que quería conocerla. Que quería explorar posibilidades de colaboración. Que…

Más o menos conocido. Ahí no hay novedad. La novedad está en el “cómo”. Se lo dijo con una poesía. Le escribió una poesía diciéndole qué quería y porqué. Consiguió su reunión. Ésa era la puerta de entrada.

La Poesía también es marketing

No sé, supongo que le hizo gracia. Que le pareció distinto. Un tipo escribiendo una poesía para intentar cerrar una reunión con un cliente. Seguro que no pasa todos los días. Es lo suficientemente atrevido como para escucharle.

La poesía funcionó. Fue una magnífica estrategia de marketing. A partir de ahí, la puerta abierta y momento para otras estrategias.

Seguramente, no es algo que puedas hacer todos los días. Todos escribiendo poesías para cerrar reuniones de venta. Raro. La idea no es ésa. La idea no es escribir poesías. La idea es cambiar. Salirse del camino.

La poesía fue una gran idea, pero hay otras muchas. Sólo tienes que encontrarlas y atreverte a ponerlas en marcha.

Salvador Figueros

Foto: Jannie-Jan / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 3 comments… add one }

  • Libros de Management 20 junio, 2012, 11:50

    Buen post, Salva. Lo que está claro es que siempre hay una llave que abre cualquier puerta, sólo es cuestión de descubrir cuál es… Como siempre, no basta saber uno mucho sino tener la máxima información de la parte contraria. Salu2.

    • Salvador Figueros 20 junio, 2012, 12:03

      Muchas gracias por el comentario. Es así. Siempre hay una llave.
      Saludos

  • Robert Collier 20 junio, 2012, 20:07

    La verdad es que una buena estrategia, en el fondo siempre se trata de ser diferente y educado.
    A todos nos gusta que nos traten como somos: DIFERENTES.

    Buen post¡¡¡¡

Leave a Comment