≡ Menu

Las 3 Razones Por Las Que Fracasa Tu Negocio

Cada año desaparecen miles y miles de pequeños negocios. Las cosas empiezan a ir mal. Poco a poco se van hundiendo y, finalmente, terminan por cerrar.

Ahí mueren un montón de ilusiones. Un montón de esfuerzos.

Esto ocurre. Cuando arriesgas puedes fallar. Es parte del juego. Si inicias algo por tu cuenta, hay probabilidades de que las cosas no vayan bien.

¿Cuál es tu papel? Disminuir las probabilidades de fracaso. Nunca desaparecerán. Forman parte del hecho de emprender. Si no hay riesgo, no hay beneficio. O, por lo menos, un beneficio superior a otros trabajos más seguros.

Para disminuir las probabilidades de fracaso, tienes que saber porqué fracasas. Puedes fracasar por muchas razones, pero fundamentalmente hay tres:

1.- No hay mercado. Así de fácil. Te has iluminado. Lo has visto. Has dado con la gran idea. Con algo que revolucionará el mundo. Te sientes enla cima. Es una sensación maravillosa.

Ahora, notas como la adrenalina corre por tu cuerpo y te lanzas a la aventura. Crees a ciegas en lo que haces. Te apasiona. Eso es magnífico. Tienes un lado dela ecuación. Quizá, te falta conocer el otro. ¿Cuál? El nivel de pasión de tu mercado.

Es increíble cuánta gente monta su negocio mirándose el ombligo. ¿La pasión es importante? Sí. ¿Tienes que hacer algo que te guste? Sí. ¿Entonces….?

Además de… tienes que asegurarte de que lo que haces o quieres hacer interesa a alguien más. A un número suficiente de personas o empresas que estarán dispuestas a pagar por ello. Si no es así no hay mercado. Si no es así, no hay negocio.

2.- No hay interés. Hay otra posibilidad. El mercado existe. Hay un montón de gente comprando el tipo de producto o servicio que ofreces.

¿Cuál es el problema? El problema es que hay interés por la categoría de producto, pero no hay interés por tu producto.

Esto pasa. Pasa con mucha más frecuencia de la que puedes imaginar. Cuando compites en un mercado saturado y no eres el primero en llegar, tienes que ser interesante. Tienes que llamar la atención de tu mercado.

¿Por qué voy a dejar a mi proveedor si me ofreces lo mismo que los demás? ¿Por qué voy a asumir el riesgo del cambio? No hay una sola razón que lo justifique.

Haz que tu producto sea interesante. No hagas lo que hacen los demás. Busca otras opciones. Busca otros enfoques. Diferénciate de la masa. Vende tu diferencia.

3.- No existes. Todo parece cuadrar. Un mercado ansioso. Un producto o servicio distinto que aporta cosas nuevas y… no tengo clientes.

¿Qué pasa? ¿Por qué no vienen? ¿Dónde están?

Están donde han estado siempre. El problema no está en los clientes. El problema está en ti.

Si no te ven, no existes. Si no te oyen, no existes. Si no tienes marketing, no existes.

Localízales. Contáctales. Utiliza los medios que tus clientes consumen. Visítales en el lugar en el que se encuentran. Habla su lenguaje.

El marketing consiste en eso. En identificar a tu cliente potencial. En saber dónde se encuentra. En comunicarte con él. En decirle qué es lo que le puedes ofrecer. En invitarle a que te visite. En convertirle en cliente.

Si tu marketing no funciona, si no saben que existes, ¿cómo te van a encontrar?

Todos los años mueren muchos pequeños negocios, pero tú puedes salvar el tuyo. Cuando las cosas dejen de funcionar, piensa en lo que acabo de contarte. Analiza estos tres puntos. Descubre cuál de ellos plantea problemas. Céntrate en él e intenta solucionarlo.

Si lo haces, aumentarás tus probabilidades. Si lo haces así, no tienes porqué fracasar.

¿Qué otras razones puedes apuntar?

 

Salvador Figueros

Foto: B Rosen / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 1 comment… add one }

  • Jorge Arica 4 mayo, 2012, 18:08

    Muy interesante, el comentario.
    Saludos.

Leave a Comment