≡ Menu

Malos Tiempos Para El Posicionamiento

Mercedes y el Che Guevara son una pareja extraña. Una pareja que está en los extremos de casi todo.

Mercedes ha utilizado la imagen del Che en una campaña publicitaria. Por lo menos, lo ha intentado. ¿La atracción de los polos opuestos? No lo sé. Da lo mismo. Lo ha hecho.

Lo de menos es que, finalmente, haya abandonado el intento. Lo de más es que se les haya pasado por la cabeza.

El Che

La imagen del Che es una imagen con mucha fuerza. Una imagen con muchas connotaciones. Se ha utilizado en un montón de ocasiones. Con un montón de fines.

El Che es del tipo de personajes que transmite cosas. Del tipo simbólico.

Si quieres hablar de revolución, la imagen del Che te ayuda. Si quieres asociarte a un outsider, la imagen del Che lo hace más fácil. Si quieres mostrar un comportamiento contracorriente, la imagen del Che lo favorece.

La imagen del Che es muy fuerte. Es un multiplicador. Si te asocias a ella, multiplicas por mucho tu perfil revolucionario. Te quedas con sus atributos. Asumes cosas.

Mercedes

Algo está pasando en Mercedes. Parece que ha decidido pasarse al bando de los rebeldes. Al bando del Che.

La compañía de automóviles ha relacionado el espíritu del guerrillero con “Car Together”. Una apuesta revolucionaria para reducir la emisión de gases contaminantes.

Mercedes puede hacer lo que quiera. Puede pasarse al bando del Che si le parece oportuno. O puede quedarse en su bando y no mover nada. Al final, es su decisión. Ellos son los responsables.

Mercedes puede hacer lo que quiera, pero sus movimientos tienen consecuencias. Si te asocias a algo, lanzas un mensaje. Si no te asocias, lanzas otro. Hagas lo que hagas siempre hay un mensaje. Siempre estás comunicando. Tienes que saberlo.

El posicionamiento

El posicionamiento es un concepto importante. Cuando estás posicionado, significas algo para tu mercado. Te apropias un elemento, una característica, una… Te quedas con ella. Es tuya. No la compartes.

Cuando tu mercado piensa en ese elemento, piensa en ti. Ése es tu territorio. Lo has conquistado en la mente de tu consumidor. Estás tú y no están los demás. Es un gran concepto.

Cada uno tiene su posicionamiento. Al menos, lo intenta. Los que tienen un posicionamiento más claro, tienen más posibilidades. Se les identifica mejor.

Mercedes tenía un gran posicionamiento. Eran coches grandes de gama alta. Luego, la gama fue menos alta y los coches fueron menos grandes. Ahora, quieren ser revolucionarios.

El peligro

Está bien. Puedes ser lo que quieras. Pero no puedes ser todas las cosas. Cuando eres muchas cosas, no eres ninguna.

¿Quieres cambiar? Cambia. Muévete. Estás en tu derecho. Pero cuando lo haces, dejas un sitio y ocupas otro. Dejas tu posicionamiento y buscas uno nuevo. Dejas un hueco libre que alguien ocupará.

¿Puedes cambiar? Claro que sí. Claro que puedes cambiar. Claro que puedes buscar otro posicionamiento. Pero no es gratis. Para conseguir el nuevo, pagas con el antiguo. ¡Adiós!. Se fue.

Todo está bien si sabes que es así. Todo está mal si piensas que mantendrás lo mejor de los dos mundos. Lo mejor de los dos posicionamientos. No es así. El posicionamiento es uno. A lo mejor ninguno.

Salvador Figueros

Foto: son_gismo / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment