≡ Menu

Muchas Opciones No Es Suficiente

Seguro que has estado en uno de estos restaurantes asiáticos. Son grandes. Ofrecen de todo. La fórmula es sencilla. Un precio y buffet. Atractivo.

La variedad es increíble. Noodles, tallarines, chop suey, pato laqueado, chow mein, cerdo agridulce, sopa wantan, arroz frito, wanton mee, lo mein, char siu, salsa de ostras, kung pao, doufu, ternera con bambú, buddha´s delight, dim sum, jengibre, mantou, tong sui,…

La gente observa los platos. Algo les parece atractivo. ¿Por qué no? Se sirven. El mecanismo funciona así. Tiene un poco de aventura.

¿Por dónde empezar?

Hay un montón de negocios que siguen este patrón. Muchas alternativas. Casi todas. Si puedes pensar en algo, es probable que lo tengan. Sólo tienes que bucear un poco.

Ése es el modelo. Dar opciones. Cuantas más mejor. La idea es ofrecerlo casi todo y pasar la responsabilidad al cliente. Ahora es tu turno. Tú tienes que decidir.

Suena atractivo. Cuantas más opciones mucho mejor. Cuantas más opciones eres más libre.

Todo esto está muy bien, pero luego hay que empezar. Siempre hay una pregunta. ¿Por dónde? Hay que empezar por algún sitio. Hay que empezar para poder aprovechar todas las alternativas.

Más información

Las opciones son interesantes. Te dan más posibilidades. Te amplían el campo. Siempre es mejor poder hacer más para quedarte en menos.

Las opciones son interesantes, pero complican tu elección. Lo hacen todo un poco más difícil. Ahora, tienes más dónde elegir. Ahora, tienes más probabilidades de confundirte. El resultado puede ser peor.

Las opciones tienen que ir con información. Son dos conceptos que funcionan mejor juntos.

Cuando las opciones están solas, son demasiado arriesgadas. Pueden ser peligrosas. Cuando las opciones van acompañadas de información, la cosa cambia. Eliminas el riesgo y te sientes más seguro.

Un poco de orden

Opciones más información es una buena pareja. Pero todavía puede ser mejor. Puedes ir más lejos.

¿Por qué no ayudar? ¿Por qué no ordenar? ¿Por qué no facilitar los primeros pasos? Es así como funciona. Recoges información. La ordenas. La entiendes mejor. Luego tomas decisiones.

Puedes hacerlo por tus clientes. Puedes ayudarles.

Hay muchas maneras de hacerlo. Puedes ordenar por la naturaleza de las alternativas. También, puedes hacerlo por la combinación de ellas. Puedes ordenar por cualquier criterio que tu cliente entienda y le facilite la decisión.

La información elimina el riesgo. El orden mejora la decisión.

Muchas opciones no es suficiente. Si quieres hacerlo, está bien. Si quieres ofrecer tantas alternativas como te sea posible, está bien. Pero es difícil que tu cliente las aproveche si no sabe que el “Kung Pao” es un pollo picante que sabe mejor cuando lo combinas con cacahuetes.

Salvador Figueros

Foto: mlinksva / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: