≡ Menu

Mundo Conectado

Ésta es la situación. Ocho de la mañana. El metro. Personas que van a trabajar. Muchos consultan su blackberry. Otros hablan por teléfono. También envían mensajes. Una mujer llora. Llora mucho.

El trayecto es largo. La mujer sigue llorando. Algunos le miran de vez en cuando. Luego, vuelta a la pantalla, al teléfono, al… Más mensajes. Más correos. Conexión. Mucha conexión.

Parada. La mujer baja. Sigue llorando. No hay palabras.

La Ilusión

Mundo conectado. Vivimos la ilusión de un mundo conectado. Pasamos una gran parte de nuestro tiempo hablando por teléfono, consultando nuestra blackberry, enviando mensajes por las redes sociales… Más contactos. Más seguidores. Más fans.

No hay emoción. No importa. Es un juego de números. Los acumulamos. Los hacemos crecer. Nos sentimos bien. Tenemos la sensación de estar en contacto con el mundo. Más ilusión.

Las Herramientas

Organizamos la vida alrededor de las herramientas. El último gadget. El último terminal. El último… Incrementamos nuestras posibilidades técnicas. Más posibilidad de contacto. Más posibilidad de alcance. Más posibilidad de casi todo.

Nos centramos en las herramientas. Las coleccionamos. Les pasamos la responsabilidad de nuestra comunicación. De nuestra conexión.

Las Personas

¿Dónde están? Las situamos físicamente. En el otro lado del terminal. Fallamos. Hay que situarlas emocionalmente. En el centro de nuestras vidas. Después nos comunicamos. Utilizamos la tecnología para contactar. Para comunicar. Para mejorar nuestra conexión.

En ocasiones, todo es más sencillo. Necesitas menos cosas. Sólo tienes que levantarte y preguntar “qué ocurre”. Son dos palabras, pero tienen mucha fuerza. Son dos palabras que conectan personas.

 

Salvador Figueros

Foto: DJOtaku / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment