≡ Menu

No Quiero Ser Un “Commodity”

Si no has tenido la oportunidad de trabajar en mercados financieros o no has tenido relación con compañías anglosajonas, es probable que no sepas lo que significa la palabra “Commodity”.

Wikipedia define “Commodity” como un bien que no tiene una diferencia cualitativa. El mercado trata los commodities como productos iguales, independientemente de quién lo produzca. Ejemplos de commodities son el petróleo y el cobre.”

Da lo mismo

La principal característica del mercado de commodities es que el papel del proveedor es irrelevante. Da lo mismo quién lo produzca. Como el producto es el mismo, lo importante no es quién lo produce sino cuánto se produce.

El precio es inversamente proporcional al volumen

El dato más importante de un commodity es su producción. Cuanto más hay menos vale. Cuando se aproxima un huracán que amenaza plataformas petrolíferas a su paso, el precio del crudo aumenta drásticamente descontando una posible caída en la producción en un futuro cercano. Cuando la cosecha de maíz es fantástica, el precio del commodity se hunde por el exceso de producto en el mercado.

¿La calidad? Mientras que el producto se encuentre dentro de los estándares fijados, se entiende que la calidad es la misma para toda la oferta.

Tipos de commodities

Hay dos grandes tipos. Los que se negocian en los mercados de futuros (petróleo, cobre, maíz, soja, trigo,…) y el resto.

Los últimos hacen referencia a todos los negocios que son iguales. Negocios que sólo interesan en la medida en que incrementan la oferta en el mercado.

Puedes ser un commodity o no. Es tu elección. Depende de lo que quieras para tu negocio. Los productos commodities no son buenos ni malos. Son complicados. Cuando estás en este tipo de mercado, la variable importante son los costes. Si tienes los costes más bajos del mercado, es una gran estrategia. Por lo general, está reservada a compañías grandes capaces de generar ahorros increíbles.

Cuando no tienes el tamaño suficiente o estás empezando, la estrategia debe ser diferente. Cuando eres pequeño tienes que escapar de la comoditización. No pelees con los grandes que tienen más recursos, más tamaño y menos costes. No tienes ninguna posibilidad.

No quiero ser un commodity. Tú tampoco deberías serlo. Mira a tu alrededor. Observa a tu competencia. Estudia lo que hacen. Cómo se mueven. Cuando lo tengas claro, aléjate de ellos tanto como puedas. Cuanto más lejos estés de todo, mayor control tendrás sobre tu destino.

 

Salvador Figueros

Foto: ZioDave / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment